Salisbury

Catedral de Salisbury: una fuente de inspiración imprescindible

Publicado: septiembre 19, 2023 Actualizado: abril 6, 2024 8881 views
Catedral de Salisbury con cielo nublado al atardecer.Catedral de Salisbury, Reino Unido.

Reconozco que mojarse es muy difícil. Así que te pregunto en lugar de responderte, ¿cuál piensas que es la mejor catedral de Inglaterra? ¿La de Winchester? ¿York? ¿Canterbury? La elección es complicada, pero sin duda la catedral de Salisbury es una de las contendientes principales, por historia, por arquitectura, y por haber inspirado a pintores, escritores y visitantes durante casi ocho siglos.

Historia de la catedral de Salisbury

Old Sarum y el desplazamiento de la catedral

Tras la conquista normanda de Inglaterra en el siglo XI se fundaría lo que hoy conocemos como Old Sarum en un pequeño cerro, que llevaba habitado desde la Edad de Hierro. Allí se construyó primero un castillo y junto a él, en una posición menos elevada, el obispo Osmund levantó una catedral en 1075.

Los años venideros fueron difíciles, en parte por la relación entre la guarnición del castillo y los monjes de la catedral, que nunca fue demasiado buena; y en parte por la dificultad para conseguir agua suficiente en el lugar de este asentamiento.

Frente de la catedral de Salisbury.
Frente de la catedral de Salisbury.

En 1220 Richard Poore, también obispo, decidió que ya era hora de cambiar de aires y mover la catedral a un lugar en el que los señores del castillo no molestasen y el agua no se tuviese que racionar. Poore eligió como nuevo emplazamiento un humedal junto al río Avon algo más de tres kilómetros al sur.

Dice la leyenda que no lo eligió él solo, ni inspeccionó el terreno para encontrar el lugar adecuado, sino que optó porque un fuerte arquero lanzase una flecha desde Old Sarum en dirección sur, con la intención de construir en el lugar exacto en que la flecha aterrizase.

Teniendo en cuenta que el récord mundial de lanzamiento de flecha con arco es hoy en día de 500 metros, a pesar de los avances tecnológicos, lo dejaremos como improbable.

Construcción de la catedral

Claustro de la catedral.
Claustro de la catedral.

La construcción se realizó en un periodo de auge económico y urbanístico, lo que hizo que la catedral de Salisbury, o al menos el grueso de la misma, estuviese terminada en tan solo 38 años.

Elias de Derham, que había construido el santuario a Thomas Becket en Canterbury, dio por finalizada su obra en 1258, aunque el elemento más reconocido de la Catedral de Salisbury, la torre, no se añadiría hasta casi un siglo después, en 1320.

Nave central de la catedral de Salisbury.
Nave central de la catedral de Salisbury.

Reforzamiento de la torre

Durante siglos, la catedral fue el edificio más alto del país, de hecho, su aguja aún es la más alta de toda Inglaterra con sus 404 pies (123 metros) de altura.

Pero una torre tan alta conlleva un peso considerable, y teniendo en cuenta que se dice que los cimientos sobre este humedal son de apenas cuatro pies de profundidad, no es de extrañar que en 1668 Christopher Wren tuviese que instalar todo un entramado de vigas de amarre para evitar una catástrofe.

Eso sí, los 332 escalones en una estrecha espiral que conforman la torre aún conservan buena parte del andamiaje de madera que se utilizó para su construcción.

Altar mayor de la catedral.
Altar mayor de la catedral.

Como se podría esperar del arquitecto que se reconstruyó la City de Londres entera tras el Gran Incendio de 1666 -Catedral de San Pablo inclusive-, desde entonces la torre no se ha inclinado ni una pulgada y por tanto podemos disfrutar todavía de la obra más relevante de lo que se conoce como Early English Gothic, o gótico inglés temprano.

Alrededores de la catedral

Edificios junto a la catedral.
Edificios junto a la catedral.

La Catedral de Salisbury llama la atención incluso antes de llegar a ella, pues el recinto de la catedral, conocido en inglés como ‘cathedral close’, es el mayor de Gran Bretaña.

Cuando finalmente te enfrentas a su fachada principal, la que da al oeste, te encuentras con una gran cantidad de estatuas, la mayoría de las cuales (unas sesenta) no son las originales, sino que fueron reemplazadas durante la época victoriana.

Fachada principal de la catedral.
Fachada principal de la catedral.

Interior de la catedral

La catedral en sí, de 142 metros de largo, está unida a la Sala Capitular mediante el claustro, también el mayor de la isla.

En la Sala Capitular se encuentra una de las grandes atracciones de la catedral, la Carta Magna en una de las cuatro copias supervivientes y dicen que la mejor conservada. La Carta Magna es uno de los documentos más importantes de la historia de la humanidad y, aunque fue escrito en 1215, textos tan importantes como la Constitución de Estados Unidos o la Declaración de los Derechos Humanos se han basada en ella para determinar las libertades civiles modernas.

En el interior de la catedral destaca el contraste de las dos piedras utilizadas para la construcción de la misma. Por un lado la más clara, proveniente de Chilmark, 12 millas al oeste de Salisbury y por otra, completando la imagen de serenidad y amplitud de la catedral, el oscuro mármol de Purbeck, que más que un mármol es una piedra caliza cristalina traída del Corfe Castle en Dorset.

Interior de la catedral desde la fuente.
Interior de la catedral desde la fuente.

Fuente y reloj de la catedral de Salisbury

El centro de la catedral, desde 2008, cuenta con una espectacular fuente realizada por el escultor William Pye, que se integra de forma envidiable en su entorno y ofrece fantásticos juegos de luz en su papel de espejo. Muy cerca de ella está el reloj más antiguo del mundo aún en funcionamiento. Parte del antiguo campanario, edificio separado que se derruyó en el siglo XVIII, lleva dando la hora desde 1386.

El reloj más antiguo aún en funcionamiento.
El reloj más antiguo aún en funcionamiento.

La visita a la catedral es gratuita aunque, al no recibir ayuda estatal, el personal de la Catedral de Salisbury suele pedir que contribuyas con un donativo, que bien merece la pena si tenemos en cuenta que en el interior voluntarios nos harán una visita guiada gratuita en la que mostrarán como la pasión suele convertirse en la mayor fuente de conocimientos.

"No temas, pues te her redimido."
«No temas, pues te her redimido.»


Una catedral que dicen que inspiró a Ken Follet para recrear la catedral protagonista de Los Pilares de la Tierra y que John Constable pintó de una forma fabulosa en el siglo XIX ya dice mucho de sí misma.

Aprovecha tu visita al Stonehenge o a la propia ciudad de Salisbury y regocíjate ante una de las obras más maravillosas de la arquitectura medieval.

Víctor M. Martínez Valero
Estratega de contenidos y consultor SEO, llevo desde 2010 escribiendo sobre viajes en Vivir Europa, mi proyecto de vida. He vivido en Noruega, Hungría, Reino Unido, Bélgica y, desde 2015, Estonia y trato de ofrecer una visión única y detallada de la riqueza cultural europea. Si quieres saber más sobre mí, puedes leerlo en "Acerca de".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *