Winchester

Catedral de Winchester, la belleza del estilo gótico

Publicado: junio 27, 2012 · Actualizado: febrero 28, 2024 6170 views
Catedral de Winchester con estatua de soldado en primer plano y visitantes alrededor. Catedral de Winchester con estatua de soldado en primer plano y visitantes alrededor.

En una visita a Winchester ya te comenté que la atracción estrella tiene que ser la catedral de la ciudad, por encima incluso de la mesa redonda del Rey Arturo. Tal es la belleza de este edificio construido hace un milenio y que se conserva, no sin haber pasado por algunos apuros, en perfectas condiciones.

La catedral de Winchester no es que esté en el centro de la ciudad, más bien diría que es el centro de la misma, un centro al que independientemente de las creencias religiosas uno siente la necesidad de peregrinar en su paso por la antigua capital de Wessex. Se trata de un imponente edificio gótico, no en vano el más largo de toda Europa en su estilo, rodeado por zonas verdes, tumbas y algún que otro canal que termina por inundar sus criptas en la época de más lluvia.

Sendero arbolado que conduce a la Catedral de Winchester.
Sendero arbolado que conduce a la Catedral de Winchester.

Como sucede con muchísimos centros religiosos a lo largo del mundo, la visita a la catedral de Winchester no es gratuita. Aunque para muchos ver la gigantesca nave desde el interior, con el órgano de la catedral al fondo ya amortiza de por sí el dinero pagado. Más si cabe si realizas la visita en el momento en el que el coro de la catedral canta durante un servicio.

Fachada principal de la Catedral de Winchester con visitantes en la entrada.
Fachada principal de la Catedral de Winchester con visitantes en la entrada.

Además de la visita a la catedral, las 6.50£ de la entrada te permiten pasear por su cripta. Llena de misterio, como todas las zonas subterráneas de los edificios sacros y custodiada por una misteriosa, casi tétrica, estatua de Antony Gormley, Sound II.

Si añades tres libras más al precio de la entrada tendrás la posibilidad de subir a la torre de la catedral, desde donde la panorámica de Winchester es fantástica gracias a la bendita costumbre de los ingleses de construir a lo ancho y no a lo alto.

Lateral de la Catedral de Winchester con arcos góticos y torre.
Lateral de la Catedral de Winchester con arcos góticos y torre.

Pero en el interior de la catedral no termina la belleza de este edificio. En mi opinión son las zonas verdes, ideales para un picnic o para sentarse a charlar si el tiempo lo permite, además de las variadas actividades que se realizan durante el año, tales como teatro al aire libre o mercados ambulantes en el jardín del decano, las que dan mucha vida a la ciudad y atraen más gente si cabe hacia la catedral.

Arcos medievales de piedra en Winchester con casa tradicional al fondo.
Arcos medievales de piedra en Winchester con casa tradicional al fondo.

Y Jane Austen, claro está. La renombrada escritora inglesa que pasó en el condado de Hampshire la mayor parte de su vida fue enterrada aquí tras su muerte y son muchos los amantes de su obra que se acercan a curiosear su tumba.

Antigua lápida desgastada junto a la pared de la Catedral de Winchester.
Antigua lápida desgastada junto a la pared de la Catedral de Winchester.

Una tumba que sería el único reclamo de la zona de no ser por William Walker, un buzo que pasó seis años de su vida trabajando 30 horas por semana en el inundado fondo de la catedral achicando agua con sacos de cemento para evitar que el inestable suelo anegado por el río Itchen cediese.

Árbol desnudo en primer plano con la Catedral de Winchester al fondo.
Árbol desnudo en primer plano con la Catedral de Winchester al fondo.

Afortunadamente esto no pasó, y hoy puedes disfrutar de un día en la catedral de Winchester en el que, además de todo lo que te he contado, te recomiendo ver la Biblia de Winchester, la Biblia inglesa del siglo XII mejor conservada.

Víctor M. Martínez Valero
Estratega de contenidos y consultor SEO, llevo desde 2010 escribiendo sobre viajes en Vivir Europa, mi proyecto de vida. He vivido en Noruega, Hungría, Reino Unido, Bélgica y, desde 2015, Estonia y trato de ofrecer una visión única y detallada de la riqueza cultural europea. Si quieres saber más sobre mí, puedes leerlo en "Acerca de".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *