Roma

Coliseo de Roma, la cuna de los gladiadores

agosto 18, 2020 12354 views
Coliseo de Roma, Italia.Coliseo de Roma, Italia.

El Coliseo de Roma es el edificio más famoso de una ciudad conocida por todos. La ciudad con más historia de Europa, sede de un imperio que llevó su nombre a todos los extremos de Europa, Roma. Un edificio con el que hemos fantaseado alguna vez, ya sea cuando niños o ahora que somos adultos. Un lugar que siempre quisimos visitar y descubrir.

Coliseo romano desde el Parque de la Colina del Oppio de Roma, capital de Italia.
Coliseo romano desde el Parque de la Colina del Oppio de Roma, capital de Italia.

Historia del Coliseo romano

Aunque la imagen del Coliseo de Roma evoque inevitablemente tardes de mi infancia pasadas leyendo tebeos de Astérix y Obélix, este gran edificio romano no es contemporáneo a los galos más famosos del mundo (cuyas historias suceden alrededor del año 50 antes de Cristo). La construcción del Coliseo abarca aproximadamente una década, entre el año 70 ó 72 y el 80 después de Cristo.

Llamado originalmente Anfiteatro Flavio en honor a la dinastía del Emperador que lo construyó, el Coliseo tomó este nombre de una estatua llamada Coloso de Nerón de 30 metros de altura situada cerca del mismo anfiteatro, que desapareció mucho antes de la caída del Imperio Romano.

Coliseo de Roma, capital de Italia.
Coliseo de Roma, capital de Italia.

Qué fue el Coliseo romano

Los anfiteatros fueron los precursores de los estadios modernos. Lugares públicos que se utilizaban para acoger espectáculos y juegos. Y de entre todos los anfiteatros construidos en el Imperio Romano, el Coliseo de Roma fue el mayor. Algo lógico, teniendo en cuenta que era el centro de ocio principal de la capital del Imperio.

Por supuesto, por aquel entonces no se celebraban partidos de fútbol o baloncesto y tampoco había conciertos de grandes estrellas del pop. El mayor espectáculo celebrado en los anfiteatros romanos como el Coliseo era la lucha de gladiadores, llamada en tiempos romanos munera gladiatoria.

Los gladiadores eran combatientes armados que se enfrentaban en sangrientos combates a otros gladiadores, animales salvajes o personas condenadas a muerte. Algunos eran gladiadores de forma voluntaria, pero la mayoría eran esclavos.

Coliseo de Roma, capital de Italia.
Coliseo de Roma, capital de Italia.

Conservación del Coliseo

No es común, ni siquiera en Roma, que edificios de hace dos milenios lleguen en relativamente buenas condiciones a nuestra época. En el caso del Coliseo de Roma, debemos dar las gracias al Papa Benedicto XIV, que en 1749, paró el expolio de piedras al consagrar el monumento como lugar santo en memoria de los mártires ejecutados en él.

Agujeros en la fachada del Coliseo romano.
Agujeros en la fachada del Coliseo romano.

El Coliseo de Roma hoy en día

Cuando llegué por primera vez en mi vida al Coliseo, lo hice desde el descenso del Parque de la Colina del Oppio, al noreste del edificio. Había llegado allí tras quince minutos andando desde mi hotel, situado junto a la Basílica de Santa María la Mayor.

Coliseo con el Foro romano de fondo.
Coliseo con el Foro romano de fondo.

Con un primer vistazo, llegaron a mí todos esos combates de gladiadores que había imaginado en mi infancia. Guerreros combatiendo entre sí con espadas, escudos, cascos, redes y tridentes, pero también haciéndolo con las más feroces fieras.

Los gladiadores que encontré distaban mucho de aquello que un Víctor de 8 años hubiese esperado. Armados con paragüas en lugar de espadas (era un lluvioso día de noviembre), una decena de hombres disfrazados de gladiador paseaban alrededor del Coliseo esperando a deleitar con su presencia a los caza monumentos que rodeaban el edificio. ¿Quieres una foto con gladiadores romanos junto al Coliseo de Roma? ¡Claro! Basta con que les des unas monedas.

Aún así, ni las grandes masas que uno se encuentra en la zona, ni los falsos gladiadores, ni tan siquiera la lluvia me impidieron disfrutar de este encuentro que llevaba toda mi vida consciente esperando.

Coliseo de Roma en un día de lluvia.
Coliseo de Roma en un día de lluvia.

Interior del Coliseo

El interior del Coliseo de Roma actualmente se puede dividir en dos secciones, el hipogeo (las galerías subterráneas situadas bajo la arena del circo) y las gradas.

Cuando uno observa el hipogeo, esas mazmorras y túneles que los espectadores solo intuían, aún se puede sentir la tensión que prisioneros y gladiadores sentirían en su día ante la anticipación de una más que posible muerte. Es una sensación solemne, pero con una solemnidad más tétrica que respetuosa.

Vista del interior del Coliseo de Roma.
El hipogeo y las gradas vistas desde un arco.

En las gradas las sensaciones son distintas. En esta zona, que hoy en día es copiada por los estadios donde el pueblo disfruta de sus nuevos pasatiempos, las almas de las más de 50 000 personas que podía acoger el anfiteatro se pelean hoy en día con sus nuevos, ruidosos y curiosos inquilinos. Gente como tú, dispuesta a revivir una historia verdaderamente antigua.

Visita guiada al Coliseo de Roma

Aunque la visita al Coliseo de Roma se puede realizar de forma independiente comprando una entrada que, sin pase prioritario y con las consiguientes colas, puede bajar hasta los 16.00€ (precio oficial desde el 1 de noviembre de 2019); lo cierto es que un lugar como este bien merece la pena la inversión de realizar una visita guiada, donde un profesional te pueda enseñar cada rincón, explicándote el qué, cómo, cuándo y por qué de este edificio.

Cola en la entrada del Coliseo de gente con paraguas.
Cola en la entrada del Coliseo de gente con paraguas.

De entre las visitas guiadas al Coliseo de Roma, la mejor opción tanto por su precio como por su calidad es esta visita combinada de tres horas de duración al Coliseo, Foro y Palatino.

La visita se realiza en español y tiene un precio de 42.00€ por adulto, 30.00€ por niño de 6 a 12 años y gratuito para menores de 6 años.

No solamente podrás visitar así el Coliseo de Roma sino que también el Foro Romano y el monte Palatino, dos atracciones muy cercanas y tan espectaculares como el Anfiteatro Flavio. Además, este tour tiene las siguientes ventajas:

  • Entradas sin colas. El Coliseo es uno de los lugares más concurridos de Europa y sus colas te podrían quitar horas de tu viaje a Roma.
  • Guía en Español especializado en arqueología. Un guía amable, paciente, y capaz de poner el lugar en contexto, para que saques el máximo partido a tu visita.

Otras visitas guiadas al Coliseo romano

Si esta visita guiada recomendada al Coliseo romano no se ajusta a tus necesidades, quizás te convenga más alguna de las siguientes:

Qué ver cerca del Coliseo de Roma

Situado en el corazón de Roma, el Coliseo es el punto de partida perfecto de una visita a la capital de Italia. De hecho, mi ruta de Roma en un día comienza aquí.

Tanto el Foro Romano como el Monte del Palatino están pegados al Coliseo y por esto recomiendo tanto la visita guiada a estas tres atracciones de la que hablé más arriba.

Muy cerca del Foro puedes encontrar otro monumento espectacular, aunque mucho más reciente, el Monumento Nacional a Víctor Manuel II. El paso de 15 minutos a lo largo del Foro desde el Coliseo se pasará volando.

Algo más lejos, pero aún a una distancia asequible a pie (o unos pocos minutos en transporte público) tienes otras atracciones esenciales de Roma como la Fontana di Trevi (21 minutos a pie), el Panteón de Agripa (24 minutos) o la Plaza de España (28 minutos).

Datos de contacto del Coliseo de Roma

En el siguiente cuadro tienes la información más relevante sobre el Coliseo de Roma, para que prepares tu visita.


No te diré que si haces una visita a Roma vayas al Coliseo de Roma, pues eso es algo que sin duda tienes ya claro. Sí que te diré que hagas un esfuerzo y disfrutes de él no solo como lo que ante ti se muestre, sino también como la representación de todo aquello que habías soñado sobre él.