BélgicaBrujas

Brujas, Bélgica. Viajar a un cuento de hadas hecho realidad

Publicado: enero 27, 2014 · Actualizado: abril 7, 2024 12309 views
Brujas, ciudad de Bélgica Brujas, ciudad de Bélgica

Comienzo el artículo con dos verdades como puños, que para algo tengo dos manos. La primera, que Brujas, Bélgica, es una de las ciudades más bellas que he visto nunca. No sé si los cuentos de hadas se han inspirado en ella o que simplemente nos evoca historias de princesas, príncipes, magia y mucho amor; pero es un hecho indiscutible. La segunda, una verdad que duele, es que todo el mundo lo sabe. Así no es de extrañar que Brujas reciba (o parezca recibir) más visitas incluso que Bruselas.

Un gran puerto comercial gracias a un canal abierto que conectaba con el mar del norte en la Edad Media, Brujas ha mantenido a pesar de la situación de Bélgica en zona de conflicto bélico durante el siglo XX la belleza de su centro histórico, Patrimonio de la Humanidad.

Ayuntamiento de Brujas y Brujas Vrije, Brujas, Bélgica.
Ayuntamiento de Brujas y Brujas Vrije, Brujas, Bélgica.

Y es precisamente este centro histórico el que condensa todo el problema, pues la estación de tren se encuentra al otro lado de la circunvalación de la ciudad y mucha gente va directamente en taxi o autobús al Markt, la plaza central de Brujas, que se llena de transeúntes.

Torre Belfort y plaza con turistas en Brujas.
Torre Belfort y plaza con turistas en Brujas.

Y no solo ésta, las callejuelas empedradas de alrededor, los puentes que cruzan unos canales con vistas de postal y todos los comercios y locales de restauración de la zona se tornan en un ir y venir continuo de gente.
Plaza del Mercado y Provinciaal Hof en Brujas con carruaje tirado por caballos.
Plaza del Mercado y Provinciaal Hof en Brujas con carruaje tirado por caballos.

¿Pierde Brujas belleza por esto? Ni un ápice, pero eso no significa que no moleste tener que esperar cinco minutos para poder echar una foto menos mala, o tener que hacer cola para comprar chocolates, gofres o unas cochinas (bueno de cochinas nada, que están tremendas) patatas fritas. Por cierto, si quieres probar las delicias locales, te recomiendo probar la visita guiada gastronómica gratis por Brujas.
Hospital de San Juan junto a un canal en Brujas.
Hospital de San Juan junto a un canal en Brujas.

El ser humano no es tonto cuando de hacer dinero se trata. Y habiendo tanto turismo, no es de extrañar que Brujas tenga la mayor proporción de tiendas de souvenirs de todo el país. Y no hablo solo de las tiendas donde comprar imanes, llaveros o el omnipresente bolso de tela negra con el nombre de la ciudad de turno escrito de forma repetida en blanco y una vez en rojo (sí, sé que sabes a qué bolso me refiero). Muchos de los souvenirs de Brujas no saldrán de Brujas. Son las tiendas de chocolates y de gofres que tratan de llamar la atención con escaparates que son más atractivos que los de los negocios de alta costura de Old Bond Street y New Bond Street en Londres.
Selección premium de bombones belgas en una vitrina navideña.
Selección premium de bombones belgas en una vitrina navideña.

Afortunadamente Brujas es lo bastante pequeña como para que la gente piense que dedicar más de un día a la visita a la ciudad es excesivo. Esto, que podría no parecer relevante, lo es, porque con el atardecer la gente empieza a marchar en dirección a la estación y cuando la noche comienza a hacerse presente, Brujas se vuelve mucho más tranquila, recompensando a los pacientes y avispados viajeros que deciden pernoctar -o tomar el último tren- con la maravilla de ver sus canales llenarse y reflejar las luces de la ciudad en sus tranquilas aguas, relajarse entre amigos con una cata tras visitar el museo de la cerveza o disfrutar de una visita guiada de misterios y leyendas gratis por Brujas.
Puente de piedra iluminado de noche en Brujas.
Puente de piedra iluminado de noche en Brujas.

Quizás te preguntes ahora, pero Víctor, ¿no hay ningún lugar entonces en toda Brujas donde pueda disfrutar de la luz del sol en un entorno idílico sin que me dé alguien un codazo al posar para su enésima foto? Y yo, que no puedo decepcionarte, te digo: sí que lo hay, al menos en mi opinión.
Casa señorial junto a un lago en Brujas.
Casa señorial junto a un lago en Brujas.

En lugar de tomar un bus o un taxi para llegar al centro de Brujas desde la estación, cruza la carretera, el canal que va paralelo a ella y gira a la derecha en dirección al Minnewater. Esta zona, que era la de descarga de las mercancías hace un tiempo, hoy es una especie de parque muy tranquilo y con unas vistas geniales al centro. Además, las pocas personas que pasan por allí van al beguinaje de Brujas, y mientras más te alejes del camino principal, menos molestias tendrás.
Cartel iluminado de la estación de tren de Brujas de noche.
Cartel iluminado de la estación de tren de Brujas de noche.

Dicen que en la vida hay que vivir al menos un cuento de hadas, y aunque quizás Brujas no sea lo exclusivo que te hubiese gustado que tu cuento fuese, lo cierto es que al final las historias más bellas lo son más por los protagonistas que por el entorno, en tus manos queda.

Víctor M. Martínez Valero
Estratega de contenidos y consultor SEO, llevo desde 2010 escribiendo sobre viajes en Vivir Europa, mi proyecto de vida. He vivido en Noruega, Hungría, Reino Unido, Bélgica y, desde 2015, Estonia y trato de ofrecer una visión única y detallada de la riqueza cultural europea. Si quieres saber más sobre mí, puedes leerlo en "Acerca de".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *