PoloniaVarsovia

Viajar a Varsovia, la capital de Polonia sí merece la pena

mayo 1, 2017 4578 views
Varsovia, capital de Polonia

Nadie sueña con viajar a Varsovia. La capital de Polonia no es ni siquiera el destino favorito de los que viajan al país. Cracovia es demasiado bella como para hacer caso a una ciudad más grande e impersonal. Pues bien, si no visitas Varsovia, creo que te estarás equivocando. Déjame convencerte.

Muchas conversaciones entre alguien que ha visitado Polonia y alguien que piensa hacerlo comienzan con la misma recomendación: no visites Varsovia. La justificación es que es una ciudad fría, aburrida, y con un legado comunista aún demasiado presente. Que quizás era bonita pero que no queda nada de eso. Mejor que pases tu tiempo en Cracovia y te olvides del resto. Pero, aunque cualquier halago hacia Cracovia es bien merecido, Varsovia es una ciudad viva y con mucho para hacer.

Pulsa aquí para reservar tu tour por los mercadillos de Navidad de Varsovia por 20.00€

Breve historia de Varsovia

Capital de Polonia desde el siglo XVI, la historia reciente de Varsovia está marcada por la Segunda Guerra Mundial. No es nada extraño en centro Europa. El Alzamiento de Varsovia supuso la recuperación polaca de la ciudad entre agosto y octubre de 1944. Terminaban más de cinco años de ocupación nazi, pero desafortunada también dejaba la ciudad en ruinas.

Una de las ciudades más bellas del centro de Europa estaba irreconocible. Pero los polacos, que no querían que la memoria de el día de la liberación fuese el único recuerdo de su capital, reconstruyeron a conciencia el centro histórico de Varsovia, tratando de acercarse lo máximo posible a su imagen original.

Varsovia hoy en día

Es cierto que esta reconstrucción no se llevó a cabo en los barrios residenciales de la capital de la, entonces, República Popular de Polonia, satélite de la Unión Soviética. Este es el principal motivo de la mala fama de la ciudad. Las interminables hileras de bloques comunistas que rodean un casco histórico relativamente pequeño para una capital de casi dos millones de habitantes.

Pero Varsovia no acaba en su cemento, también tiene zonas verdes, como la de los jardines del Palacio ?azienki, un rincón en el que hasta en una fría tarde de enero encontré calidez en sus paseos y junto a sus congelados estanques.

Varsovia poco a poco se ha ido orientado más hacia el turismo gracias al impacto que tuvo en 2012 la Eurocopa de fútbol, organizada conjuntamente por Polonia y Ucrania. En Varsovia se celebró, entre otros, el partido inaugural del torneo. Desde entonces, Varsovia parece haber cambiado ligeramente su imagen y atrae, por ejemplo, a muchos turistas rusos que vienen a hacer compras.

Pulsa aquí para reservar tu excursión a Auschwitz-Birkenau

Qué ver en Varsovia

De las atracciones de Varsovia, la más popular es sin duda el reconstruido centro histórico. Dentro de éste encuentras el Castillo Real de Varsovia, la Plaza del Mercado, y la ruta real que conectaba el castillo con las residencias veraniegas de los reyes de Polonia. Dedicar un día entero sólo a esta zona no es nada descabellado.

El Palacio de la Cultura y la Ciencia es, para mí, la muestra de que no toda la arquitectura realizada durante la época de influencia comunista fue horrible. Este magistral edificio podría ser de los más famosos del mundo si estuviese en una ciudad de renombre, y eso que cuando le pegué el primer vistazo casi me asustó, pues no lo estaba buscando y me lo encontré por sorpresa al girar una esquina.

Pulsa aquí para reservar tu tour de 7 días por lo mejor de Polonia

Por supuesto Varsovia es mucho más que estas dos atracciones, y espero poder hablarte de esta capital de Polonia más en profundidad pronto, mientras tanto, espero haberte, al menos, cambiado la idea de que Varsovia no merece la pena.

Víctor
Tras obtener una Ingeniería Informática, trabajar en el mundo del póquer y pasarme siete años recordando mis 18 meses vividos en Noruega entre 2002 y 2003, en septiembre de 2010 dejé todo atrás y mi vida se convirtió en la web en la que te encuentras ahora. Desde entonces he vivido en Hungría, Reino Unido, Bélgica y ahora Estonia. ¡Te animo a Vivir Europa conmigo!