Pärnu

Turismo en Estonia, qué ver en Pärnu en un día

febrero 24, 2017 2 comments13291 views
Casas en la orilla norte del río Pärnu, Estonia.Casas en la orilla norte del río Pärnu, Estonia.

Pärnu es la capital del verano en Estonia. Cuando escribí por primera vez sobre ella la comparé, ligeramente, con Benidorm, por aquello de que todo el mundo piensa en esa ciudad cuando se habla de vacaciones en la playa en Estonia. Aunque haya otros lugares como Haapsalu o Narva-Jõesuu que merecen ser mencionados. Así, si viajas a Estonia y quieres salir de Tallin durante el verano, Pärnu suele ser una opción muy habitual, también por encontrarse a mitad de camino en la ruta Tallin – Riga que hacen todos los autobuses. Ahora bien, qué ver en Pärnu en un día. Sigue leyendo.

Centro de Pärnu

Parto de la base de que tu visita a Pärnu comenzará, casi siempre, desde la estación de autobús de la ciudad estonia. No sólo los autobuses a Pärnu son muy cómodos y tardan menos de dos horas. Es que el tren tarda más tiempo (unas dos horas y veinte minutos), suele ser más caro, y te deja a las afueras de la ciudad, teniendo que tomar el autobús número 3 para llegar al centro, con el consiguiente gasto extra.

La estación de autobús de Pärnu se encuentra en pleno centro de la ciudad, en el cruce de las calles Ringi y Malmö y visitar los puntos más populares de la ciudad desde aquí es algo fácil a pie, especialmente si el tiempo acompaña.

Para ver el centro histórico de Pärnu me gusta tener como referencia la calle Rüütli -caballero-. Esta calle atraviesa el ecuador de la ciudad vieja de Pärnu y sirve como referencia a lo largo de un paseo que te hará zigzaguear por todas las calles de este pequeño núcleo. Pärnu fue fundada a mediados del siglo XIII y bajo el nombre alemán de Pernau fue miembro de la Liga Hanseática mucho antes de convertirse en centro turístico.

Comienza pues a pasear en el cruce entre Ringi y Rüütli. Aunque el centro se encuentra en dirección oeste, primero vamos a la plaza que se encuentra ante nosotros. Rüütli plats conmemora con un monumento el hecho de que fue en esta ciudad donde se leyó inicialmente la primera declaración de independencia de Estonia el 23 de febrero de 1918, un día antes que en Tallin, y por tanto un día antes del día de independencia oficial, que es festivo en Estonia.

Memorial de la declaración de independencia de Estonia.
Memorial de la declaración de independencia de Estonia.

Vuelve al cruce inicial y continúa caminando la calle Rüütli, que es peatonal a partir del próximo cruce, para favorecer aún más si cabe tu visita. A ambos lados de la calle tienes cajeros, por si necesitas algo de efectivo, aunque en Estonia hasta los chicles se suelen pagar con tarjeta. Si tomas la calle a tu izquierda, Hommiku -desayuno-, y no caes en la tentación que suponen las terrazas en verano, el siguiente cruce te mostrará el Parque de Lydia Koidula, una de las poetisas más importantes de Estonia, y el edificio del Hotel Victoria que aún conserva los detalles modernistas del Café Grand, un restaurante que data de 1927 y cuya decoración original se ha conservado.

Edificio modernista del Grand Café Pärnu.
Edificio modernista del Grand Café Pärnu.

Girando la esquina puedes volver en dirección a Rüütli por la calle Hospidali deja atrás de nuevo Rüütli y presta mucho atención a la esquina del número 10 de la calle. El callejón que te encontrarás te acercará a la Punane torn (Torre Roja). Esta torre fue parte de los muros de la ciudad del siglo XV, la única parte que se conserva, y aunque hasta hace poco se podía visitar, hoy en día no podrás tener más vista que esta.

Torre roja de Pärnu.
Torre roja de Pärnu.

Poco después, continuando por la calle Hospidali te encontrarás con la Seegi Maja, el hospicio de Pärnu que fue construido en 1658 sobre los restos de otro hospicio aún más antiguo (siglo XIII ó XIV). Hoy en día un restaurante homónimo parte del St Peterburg Hotel. Se considera que es el edificio más antiguo de la ciudad, aunque puede que sea la Torre Roja.

Puerta Seegi Maja.
Puerta Seegi Maja.

Gira justo frente a la Seegi Maja a tu izquierda para adentrarte por la aún más estrecha calle Uus -nueva- y vuelve a girar a tu izquierda hacía Pühavaimu -Espíritu Santo-. Al llegar a Rüütli verás la que es en mi opinión la zona más bonita de la calle. Además tienes unos bancos por si quieres contemplar durante un rato. Continúa tu camino por Pühavaimu hasta llegar a Kuninga -calle del Rey-, donde girarás a la derecha.

En el siguiente cruce tienes la Iglesia de Santa Isabel (Eliisabeti kirik) que, salvo que haya sido renovada en los últimos meses no tiene demasiado buena pinta por fuera, con la pintura desconchada. Su interior es otra cosa, y siendo gratuita y estando casi siempre vacía merece una pequeña visita.

Iglesia de Santa Isabel en Pärnu.
Iglesia de Santa Isabel en Pärnu.

Altar de la Iglesia de Santa Isabel.
Altar de la Iglesia de Santa Isabel.

Interior de la Iglesia de Santa Isabel.
Interior de la Iglesia de Santa Isabel.

Sigue dirección norte por Nikolai para continuar con esta serpenteante ruta que estamos haciendo, no sin antes observar mis casas favoritas de Pärnu, de madera pintada en vivos tonos aguamarina y carmesí. Al llegar al cruce con Uus tendrás frente a ti el edificio del ayuntamiento, donde también se encuentra la oficina de turismo por si quieres pedir algún consejo. No te pierdas su curioso edificio contiguo en la calle Nikolai.

Restaurante Edelweiss de Pärnu.
Restaurante Edelweiss de Pärnu.

Fachada del Ayuntamiento de Pärnu.
Fachada del Ayuntamiento de Pärnu.

Ayuntamiento de Pärnu.
Ayuntamiento de Pärnu.

Pero camina luego por Uus en dirección oeste para llegar a la Iglesia Ortodoxa de Santa Catalina (Katariina kirik), ejemplo de arquitectura barroca en el país y que fue ordenada construir por Catalina II de Rusia en una visita a Pärnu. Tras la iglesia termina la calle Uus al encontrarse con Vee -agua-. Allí, escondido tras los árboles se encuentra el Teatro Endla.

Iglesia Ortodoxa de Santa Catalina.
Iglesia Ortodoxa de Santa Catalina.

Teatro Endla de Pärnu.
Teatro Endla de Pärnu.

Llega el momento de volver a Rüütli siguiendo Vee en dirección sur y caminar los últimos metros de esta calle que vuelve a no ser peatonal en dirección oeste, justo entre dos parques. La segunda calle que se cruzará en nuestro camino será Vana-Tallinna -vieja calle a Tallin-. Girando a la izquierda llegaremos a la Puerta de Tallin, única puerta de entrada a la muralla que se ha preservado completamente en los países bálticos.

Puerta de Tallin en Pärnu.
Puerta de Tallin en Pärnu.

Detalles de la Puerta de Tallin en Pärnu.
Detalles de la Puerta de Tallin en Pärnu.

Bastión y camino a la playa

Junto a la Puerta de Tallin se encuentra Vallikäär, hoy en día un parque, pero cuando Pärnu era una ciudad amurallada el foso desde el que se accedía a la ciudad por el oeste, y desde el que comenzaba la ruta hacia Tallin.

Vallikäär en Pärnu.
Vallikäär en Pärnu.

Saliendo de este parque por el sur y en concreto por Mere puiestee -avenida del mar- comenzaremos nuestra ruta por una zona residencial camino a la famosa playa de Pärnu. Esta zona tiene grandes residencias, muchas de las cuales datan de los tiempos de apogeo turístico de Pärnu hace más o menos un siglo.

De entre ellas destaca Villa Ammende, renovada en 1999 y que es uno de los mejores ejemplos de modernismo de todo el país. En su momento fue un casino y club privado, y hoy en día es un genial hotel de cinco estrellas con uno de los restaurantes más populares de la ciudad. El hotel tiene sólo 18 habitaciones, pero pocos lugares en la ciudad tienen tanta importancia histórica y tanta calidad hoy en día.

Hotel Villa Ammende.
Hotel Villa Ammende.

Este tranquilo paseo rodeado de verde (o de nieve si viajas en invierno) a lo largo de la Avenida del Mar desembocará en la misma playa de Pärnu. Una vez en la costa es el momento de quitarse el calzado y continuar caminando por la arena. Bueno, si has viajado en invierno, mejor déjate el calzado puesto, pero camina por la nieve, con un poco de suerte el mar estará congelado y eso es una experiencia única.

Playa de Pärnu congelada.
Playa de Pärnu congelada.

La playa de Pärnu es la playa de arena más grande de Estonia, así que no es de extrañar que en un día soleado vayas a encontrártela repleta de gente que vive en un país en el que sol es un regalo y no algo habitual. Pasea por la playa cuanto quieras, siéntate en la arena y haz un picnic si tienes comida contigo y el tiempo es bueno, aprovecha la ocasión para relajarte y disfrutar, pues la playa de Pärnu es, en sí misma, una de las mayores atracciones de la ciudad.

Vuelta al centro y final del día

Cuando hayas tenido suficiente playa por un día y pienses que es el momento de volver al centro y quizás a la estación, simplemente deja atrás la arena y llegarás a Ranna puiestee -Avenida de la playa-. En ella verás el edificio de los antiguos baños de barro de Pärnu, donde comenzó el negocio de los spas en la ciudad. Este edificio neoclásico fue construido en 1927 para reemplazar la casa de baños original, que era de madera.

Hedon Spa & Hotel.
Hedon Spa & Hotel.

Baños en Pärnu.
Baños en Pärnu.

Desde verano de 2014 el edificio se reabrió como Hedon Spa & Hotel, un hotel de cuatro estrellas que es el segundo con mejor puntuación de la ciudad en Booking.com en febrero de 2017, cuando escribo esto. Caminando dirección este, siguiendo la línea de la costa Ranna puiestee verás más hoteles y restaurantes y en no demasiado tiempo la playa se convertirá en una marisma.

Una vez pasado el Tervise Paradiisi spaa-hotell & veekeskus, que es hotel, spa y parque acuático, puedes comenzar tu camino de vuelta al centro de la ciudad recorriendo en dirección oeste A. H. Tammsaare puiestee -Avenida de Anton Hansen Tammsaare, escritor estonio de Verdad y justicia, una de las obras más importantes de la literatura en estonio.

Tervise Paradiisi spaa-hotell & veekeskus.
Tervise Paradiisi spaa-hotell & veekeskus.

Durante el paseo por esta avenida verás muchos ejemplos distintos de arquitectura estonia y caminando bajo los árboles el paseo será bastante agradable. Cuando llegues al cruce con Supeluse gira a tu derecha para dejar finalmente atrás la zona costera. En esta calle encontrarás muchos edificios de madera de vivos colores y algún que otro café por si te apetece una parada.

Edificios en Pärnu.
Edificios en Pärnu.

Supeluse realiza una curva que le cambia el nombre a Pühavaimu, calle en cuyo punto opuesto ya estuvimos. Pronto te encontrarás nuevamente con el Parque de Lydia Koidula y desde allí no tendrás más que deshacer tus primeros pasos para volver al punto inicial, ya sea tu hotel, la estación de autobuses, o el autobús local número tres para volver a la estación de tren.

Tu primer día en Pärnu ha terminado, pero si la hora de cenar ha llegado, aprovecha que estás en pleno centro para elegir alguno de los buenos restaurantes de la ciudad. Pärnu tiene una muy buena selección que a los locales encanta. Y recuerda, si algo te gusta, ¿por qué no seguir disfrutándolo?

Víctor M. Martínez Valero
Estratega de contenidos y consultor SEO, llevo desde 2010 escribiendo sobre viajes en Vivir Europa, mi proyecto de vida. He vivido en Noruega, Hungría, Reino Unido, Bélgica y, desde 2015, Estonia y trato de ofrecer una visión única y detallada de la riqueza cultural europea. Si quieres saber más sobre mí, puedes leerlo en "Acerca de".

2 comentarios

  1. Gracias por tu guía para conocer Parnu. ¿Podrías informarme si en la estación de bus de Parnu existen consignas? Tenemos pensado visitar Parnu en octubre cuando vayamos de Tallinn a Riga y llevamos el equipaje, nos haría más cómoda la visita si podemos depositarlo en algún sitio.
    Muchas gracias.

    1. ¡Hola Beatriz!

      Disculpa la tardanza en responder. Estuve en Pärnu hace un par de semanas y la estación de autobús estaba siendo construida (hasta ahora tenían más bien un aparcamiento sin más) así que no te puedo asegurar a ciencia cierta que vayan a haber taquilleros. Por otro lado, esto es algo habitual en todas las estaciones también en Estonia, así que no me sorprendería si los hubiese incluso si todavía están sólo los barracones.

      Un saludo y disfruta mucho de Pärnu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *