Budapest

El Museo Nacional Húngaro de Budapest

abril 20, 2012 2474 views
Fachada del Museo Nacional Húngaro en Budapest al atardecer con estatuas y visitantes.Fachada del Museo Nacional Húngaro en Budapest al atardecer con estatuas y visitantes.

La capital de Hungría tiene tantísimos edificios, plazas y lugares al aire libre que rebosan historia, encanto y una arquitectura maravillosa que tengo que reconocer que en mis casi diez visitas a Budapest durante mi estancia en Hungría creo que solo fui a un museo propiamente dicho, pero me gustó tanto que ya estoy deseando volver a visitarlo. Estoy hablando del Magyar Nemzeti Múzeum, el museo nacional de Hungría que cuenta la historia del país.

Desde que las siete tribus magiares se decidieron asentar en la gran llanura centroeuropea y se creó el país de Hungría en el año 896 hasta la caída del comunismo en 1989; el museo narra más de mil años de una nación sufridora y culta como pocas en nuestro continente, que ya es decir, a través de veinte salas.

Y la narración se realiza en un entorno fascinante, un edificio neoclásico obra del arquitecto húngaro Mihály Pollack y terminado en 1847. Esta sede del museo nacional de Hungría se construyó para albergar una parte del anterior museo homónimo, que se había quedado pequeño con la gran cantidad de obras del mismo.

Columnata iluminada del Museo Nacional Húngaro en Budapest durante el crepúsculo.
Columnata iluminada del Museo Nacional Húngaro en Budapest durante el crepúsculo.

Decía que son 20 las salas que narran la historia de Hungría, pero en realidad ésta es solo la primera planta del edificio. En la planta baja exhibiciones de arte temporales completan la experiencia visual.

Centrándome en la exposición principal, lo cierto es que el material visual es de gran riqueza y variedad. Hay cuadros, armas, estandartes, mobiliario de todo tipo, composiciones gráficas, mapas, joyas, todo tipo de elementos esenciales para entender la situación del pueblo húngaro en cada uno de los momentos importantes de su historia y describirlo con el mayor detalle posible para que, sin dedicar meses de tu vida a hacer un estudio en profundidad, tengas en unas horas una imagen muy fiel de todo lo acontecido. Particularmente en lo que se refiere a los gobernantes y la nobleza del país.

Araña de techo dorada y negra desde abajo con iluminación y techo decorativo.
Araña de techo dorada y negra desde abajo con iluminación y techo decorativo.

Pero lo cierto es que sin audioguía creo que el museo perdería gran parte de su interés, pues los paneles informativos indican más que describen, no te narran la historia y por tanto tendrás bastantes problemas en sacar partido a la exhibición.

Y aquí está precisamente el principal problema que encontré al museo nacional húngaro, el absurdo sistema de audioguías. La audioguía, no incluida en la entrada, tiene un precio de 750 HUF en la primera hora de uso más 250 HUF por cada quince minutos extra. Teniendo en cuenta que si escuchas todos los capítulos de la audioguía, es decir, si ves toda la exposión, estarás alrededor de las tres horas en el museo y que la entrada para un adulto cuesta 1100 HUF hacen que disfrutar del Magyar Nemzeti Múzeum salga por unos 3850 HUF (unos 13 Euros), que es un precio altísimo para Hungría.

Relieve de figuras femeninas clásicas en el frontispicio del Museo Nacional Húngaro.
Relieve de figuras femeninas clásicas en el frontispicio del Museo Nacional Húngaro.

Todo esto sin tener derecho a tomar fotografías o vídeo, para lo que tendrás que pagar 2500 ó 4500 florines respectivamente en lugar de los 1100 de la entrada. Una pena ya no solo por el alto precio sino por lo mal hecha que está la distribución por horas de la audioguía.

La hora de cierre del museo, las seis de la tarde en cualquier día de la semana excepto el lunes, en que permanece cerrado, hizo que en mi visita apenas pudiese llegar hasta el siglo XVI de la historia de Hungría, en la que el país estaba dividido en tres partes, la austríaca, la otomana y Transilvania. De aquí que os diga que volveré, aunque me encantaría que para entonces las audioguías funcionasen de otra manera.

Víctor M. Martínez Valero
Estratega de contenidos y consultor SEO, llevo desde 2010 escribiendo sobre viajes en Vivir Europa, mi proyecto de vida. He vivido en Noruega, Hungría, Reino Unido, Bélgica y, desde 2015, Estonia y trato de ofrecer una visión única y detallada de la riqueza cultural europea. Si quieres saber más sobre mí, puedes leerlo en "Acerca de".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *