Londres

Regent’s Park, el Parque Real más bello de Londres

Publicado: diciembre 10, 2014 Actualizado: abril 11, 2024 4482 views
Griffin Tazza en Regent's Park de Londres, capital del Reino Unido. Griffin Tazza en Regent's Park de Londres, capital del Reino Unido.

«Regent’s Park es, sin lugar a dudas, el Parque Real más maravilloso de Londres; especialmente en el espacio conocido como Inner Circle -círculo interior-, donde se encuentra, entre otros, el Jardín de Rosas que, al florecer, se convierte en el más bonito de Inglaterra en su especie.» – Ésta fue la presentación que recibí de un caballero londinense de unos 60 años justo al entrar en Regent’s Park, estaba en el lugar perfecto.


Ser el Parque Real más bello de Londres no es tarea fácil. Basta pensar en Hyde Park o St James’s Park para darse cuenta de que la lista de rivales podrá ser breve, pero de muy alto nivel. Y aún así mis primeros pasos en este parque ya me convencieron. Jamás un jardín pareció estar tan bien cuidado, cada rincón podado y cuidado con esmero por todo un pelotón de jardineros listos para el combate contra las inclemencias del tiempo y los malditos insectos.

Una amplia fuente de varios niveles es el punto central de una vista encantadora en Regent's Park, Londres.
Una amplia fuente de varios niveles es el punto central de una vista encantadora en Regent’s Park, Londres.

Jardín colorido con tulipanes rosados y rojos en plena floración bajo la luz del sol.
Jardín colorido con tulipanes rosados y rojos en plena floración bajo la luz del sol.

Luchan por los civiles, como verdaderos soldados, para conservar el lugar de paseo y sosiego de familias y jóvenes, las zonas en las que los infantes de la sociedad británica se pueden explayar apartados del ajetreo de la ciudad más poblada de Europa. Y todo esto en el centro de Londres, al noroeste de esa área de la ciudad que se puede recorrer a pie sin que parezca que quieres entrenar para el Camino de Santiago.
Parterre floral en Regent's Park, Londres, con tulipanes naranjas y amarillos, y un pabellón clásico al fondo.
Parterre floral en Regent’s Park, Londres, con tulipanes naranjas y amarillos, y un pabellón clásico al fondo.

Arriate con tulipanes negros y primulas rojas con centros amarillos en un jardín soleado.
Arriate con tulipanes negros y primulas rojas con centros amarillos en un jardín soleado.

Porque estas 160 hectáreas, poco más de un kilómetro y medio cuadrado, hace muchos años que no son exclusivas de la realeza británica, una zona de caza privada como lo fuera en el siglo XVI para el rey Enrique VIII (Henry VIII), el mismo que cambió la doctrina religiosa de todo un país para poder casarse seis veces.
Patos nadando en un estanque cubierto de algas verdes con bambú en el fondo.
Patos nadando en un estanque cubierto de algas verdes con bambú en el fondo.

Vibrante arreglo de tulipanes multicolores y plantas perennes en un jardín inglés con árboles frondosos.
Vibrante arreglo de tulipanes multicolores y plantas perennes en un jardín inglés con árboles frondosos.

Fue Jorge IV (George IV), quien antes de reinar bajo ese nombre y siendo príncipe regente -de aquí el nombre del parque- mandó construir Regent’s Park en 1811 siguiendo un diseño del arquitecto John Nash. El mismo arquitecto que construyó el Royal Pavilion de Brighton, una buena parte del Palacio de Buckingham además del contiguo St James’s Park y el Marble Arch, que en su día fue puerta de entrada del palacio real.
Regent's Park en Londres, con macetero central repleto de tulipanes.
Regent’s Park en Londres, con macetero central repleto de tulipanes.

Flores de orquídeas moradas floreciendo en un campo de hierba verde bajo la luz del sol brillante.
Flores de orquídeas moradas floreciendo en un campo de hierba verde bajo la luz del sol brillante.

Regent’s Park abriría en 1845 con una disposición prácticamente idéntica a la actual. Su entrada principal, en el sureste, te lleva directamente a The Boardwalk, el paseo que recorre de norte a sur el parque, rebanándolo como si diésemos la primera tajada a un redondo pan de pueblo.
Alameda arbolada en Regent's Park, Londres, con bancos a lo largo de un camino central en un día claro.
Alameda arbolada en Regent’s Park, Londres, con bancos a lo largo de un camino central en un día claro.

Desde este paseo, otra avenida te acercará a la zona más popular de Regent’s Park, los Queen Mary’s Gardens -Jardines de la Reina María-. En ellos está la atracción de la que mi interlocutor hablaba en el el discurso citado al inicio de este artículo. El jardín de rosas que aquí se encuentra cuenta con unas mil docenas de rosas de 400 variedades distintas, todas dispuestas de manera brillante, resaltando el romanticismo de esta flor. Lamentablemente las fotos de este artículo no le pueden hacer justicia, pues en abril, cuando visité Regent’s Park, aún no había más que tallos.
Camino en Queen Mary's Gardens en Regent's Park, con rosales sin flores en primavera y árboles verdes al fondo.
Camino en Queen Mary’s Gardens en Regent’s Park, con rosales sin flores en primavera y árboles verdes al fondo.

Rosales jóvenes brotando en Queen Mary's Gardens, Regent's Park, antes de la temporada de floración.
Rosales jóvenes brotando en Queen Mary’s Gardens, Regent’s Park, antes de la temporada de floración.

Este círculo perfecto que son los Queen Mary’s Gardens es también sede de un teatro al aire libre, el Regent’s Park Open Air Theatre, que funciona durante todo el verano, haga sol o llueva, y eso que tanto el auditorio como el escenario están al descubierto.
Entrada al Open Air Theatre en Regent's Park, Londres, con carteles de obras de teatro en la valla.
Entrada al Open Air Theatre en Regent’s Park, Londres, con carteles de obras de teatro en la valla.

Estatua de águila aterrizando sobre una roca en el estanque del Queen Mary's Gardens, Regent's Park.
Estatua de águila aterrizando sobre una roca en el estanque del Queen Mary’s Gardens, Regent’s Park.

Fuente con escultura de tritones en Regent's Park, con tulipanes coloridos al fondo.
Fuente con escultura de tritones en Regent’s Park, con tulipanes coloridos al fondo.

Al oeste de los Queen Mary’s Gardens, retorciéndose alrededor de ellos como si tratase de abrazarlos se encuentra el embalse de este parque. El Boating Lake de Regent’s Park es lo que el Serpentine es a Hyde Park. Un lugar en el que alquilar una barca con tu persona más querida y remar bajo el suave y bienvenido sol de Londres en las ocasiones en que la lluvia o la niebla ceden protagonismo.
Visitantes en botes de pedales en el Boating Lake de Regent's Park, Londres, con la BT Tower al fondo.
Visitantes en botes de pedales en el Boating Lake de Regent’s Park, Londres, con la BT Tower al fondo.

Pareja relajándose en sillas de playa a rayas verdes y blancas en Regent's Park, Londres, en un día soleado.
Pareja relajándose en sillas de playa a rayas verdes y blancas en Regent’s Park, Londres, en un día soleado.

Personas cruzando un puente peatonal sobre el lago en Regent's Park, Londres, rodeado de exuberante vegetación.
Personas cruzando un puente peatonal sobre el lago en Regent’s Park, Londres, rodeado de exuberante vegetación.

Apenas hemos recorrido la parte sur de Regent’s Park. Al norte nos espera el mayor espacio verde destinado a la práctica de deportes de todo el centro de Londres, separando el Zoo de Londres del resto del parque.
Personas disfrutando de un picnic en el césped de Regent's Park con vistas al skyline de Londres en la distancia.
Personas disfrutando de un picnic en el césped de Regent’s Park con vistas al skyline de Londres en la distancia.

The Hub, pabellón deportivo en Regent's Park, con personas y árboles alrededor en un día despejado.
The Hub, pabellón deportivo en Regent’s Park, con personas y árboles alrededor en un día despejado.

La extensión de este espacio es tal que varios campos de fútbol caben en él, y la gente lo aprovecha. Fútbol, rugby, cricket, cualquier deporte que se pueda practicar al aire libre en equipo o en solitario se puede ver por aquí en un buen día. Yo, por supuesto, elegí el deporte nacional: la siesta. Genial tras una noche viajando en autobús de Megabus desde Bruselas hasta Londres.
Persona tumbada en la hierba disfrutando del sol en Regent's Park, rodeada de arbustos florecientes.
Persona tumbada en la hierba disfrutando del sol en Regent’s Park, rodeada de arbustos florecientes.

Aunque son muchos los eventos que se realizan durante el año en Regent’s Park, el que más me llama la atención es sin duda el Taste of London, un festival veraniego de gastronomía en el que más de 40 restaurantes de la ciudad muestran los orgullos de su menú. A ellos se unen más de 200 artesanos y marcas gourmet y algunos de los mejores chefs para crear un auténtico banquete al aire libre.
Gente disfrutando del tiempo al aire libre en un área de césped en Regent's Park, Londres, en un día soleado.
Gente disfrutando del tiempo al aire libre en un área de césped en Regent’s Park, Londres, en un día soleado.

Niños jugando en un parque de juegos de madera en Regent's Park, con padres observando cerca.
Niños jugando en un parque de juegos de madera en Regent’s Park, con padres observando cerca.

Una visita a Regent’s Park se puede combinar con un paseo por el museo más controvertido de Londres, el Madame Tussauds, museo de estatuas de cera que mucha gente dice que es la peor inversión de dinero que puedes hacer en la capital -yo aún no puedo darte mi opinión al respecto- o con una de las panorámicas de Londres más populares, la que se tiene desde Primrose Hill.
La propiedad The Holme reflejada en el lago de Regent's Park, rodeada de árboles en flor en primavera.
La propiedad The Holme reflejada en el lago de Regent’s Park, rodeada de árboles en flor en primavera.

A pesar de la popularidad entre locales y visitantes de estos lugares, lo cierto es que en Regent’s Park siempre puedes encontrar un rincón solitario en el que disfrutar de la tranquilidad. Puedes practicar deporte, o realizar actividades en familia. Vamos, que puedes vivir Londres como es debido.

Víctor M. Martínez Valero
Estratega de contenidos y consultor SEO, llevo desde 2010 escribiendo sobre viajes en Vivir Europa, mi proyecto de vida. He vivido en Noruega, Hungría, Reino Unido, Bélgica y, desde 2015, Estonia y trato de ofrecer una visión única y detallada de la riqueza cultural europea. Si quieres saber más sobre mí, puedes leerlo en "Acerca de".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *