lunes, 12 de septiembre de 2011

Vivir en Hungría. El país más diferente de toda Europa

Cuando uno piensa en Hungría hoy en día piensa sobretodo en Budapest, por no decir exclusivamente. Piensa en un país que formó parte de un gran imperio pero que en la actualidad parece ser solo una sombra de lo que antaño fue en casi cualquier ámbito, sino que le pregunten a los fanáticos del fútbol del país, que ahora rezan por ver a la que fuese la temible selección húngara en alguna competición internacional.

Sin saber demasiado más sobre Hungría me dirigí al aeropuerto de Barajas hace poco más de dos semana. Quería tener la mente lo más limpia posible de conceptos y prejuicios de cara a mi primera etapa de Vivir Europa. Quería empaparme de Hungría gracias a los húngaros, éste es al fin y al cabo uno de los grandes objetivos de esta web. Conocer, a ser posible de la mano de los locales, los mejores lugares de Europa.

Monumento del milenio en Hősök tere‎

Tras estos días, y, por supuesto con más de 80 días por delante que me ayuden a concretar si cabe más mis ideas y a convertirme, espero, en un experto en Hungría; hay ciertas conclusiones que he sacado y que quería comentaros antes de comenzar con una serie de artículos sobre la vida de un inmigrante en Hungría y las curiosidades que éste, servidor, encuentre.

Charlando con una de las personas que he conocido aquí gracias a CouchSurfing, ésta me preguntaba sobre mi opinión sobre los húngaros y si se parecían más a los españoles o a los noruegos. Os diré lo que le dije a ella, con la escasa información de la que dispongo, claro está. Creo que el húngaro está justo a mitad de camino entre los escandinavos y los latinos de Europa.

A mitad de camino porque son un pueblo muy tranquilo, de gentes nada exageradas y que cuidan sobremanera aspectos como el silencio en las calles. De hecho cuando llegué a Hungría comencé a pensar si no me estaría quedando sordo, porque el ruido de la marabunta húngara que pasea por la calle principal de Debrecen cada día no es ni la mitad que el que un par de jóvenes puedan hacer en un parque español.

Nagytemplom y el tranvía de Debrecen

Pero los húngaros no son escandinavos porque no tienen su independencia. Un húngaro necesita gente a su alrededor, mientras que un noruego puede estar encerrado en su habitación sin salir durante días y días para hablar con sus compañeros de piso, incluso si estos no le caen especialmente mal.

Así, este "pueblo intermedio" es un pueblo de gente tímida, a la que le cuesta comunicarse con el extranjero por miedo a su mal inglés (los pocos que lo hablan) pero muy amable y dispuesta a ayudarte también. De no ser por los húngaros que he conocido hasta ahora os estaría hablando desde un McDonald's ahora mismo y dormiría en un hostal, dejándome los pocos ahorros que tengo.

Pero el hecho de que sean amables y tímidos no nos tiene que bajar la guardia ante la picaresca del húngaro en cuanto al dinero se refiere. Para un húngaro un Europeo del oeste es por definición rico, hasta nosotros los españoles, y tratará de aprovecharse de ello a la hora de ofrecerte un servicio. Ojo, la gente por la calle no te va a timar, no estoy diciendo eso ni mucho menos. Si alguien te ayuda a buscar un supermercado no lo está haciendo por la comisión que se llevará al acercarte al sitio más caro de la ciudad, pero la cosa cambia si estamos hablando de un húngaro que puede ofrecerte un servicio.

Esto lo he visto especialmente en el mundo del alquiler. Los caseros me odiaban con la mirada por ir acompañado de Daniel, un amigo húngaro que me hacía de intérprete y evitó más de un timo hacia mi persona.

Catedral de Eger

Dejando de lado las gentes, hay una palabra que he usado hasta la saciedad desde mi llegada a Hungría: barata. Leo en todas partes decir a amigos y escritores que Hungría ya no es lo que era a este respecto, y yo solo puedo decir: "¡mi madre! ¿cómo sería?"; porque aquí los precios en general son mucho más bajos que en España, y en particular los precios de los bares y restaurantes.

Menús de mediodía por tres o cuatro euros, cervezas de medio litro por menos de un euro o cafés con leche en la terraza de la cafetería más pija de la ciudad por poco más de un euro son algunos de los ejemplos que me he encontrado. Por supuesto los sueldos son bajísimos y ganar más de 100 000 HUF al mes (unos 375€) es para mucha gente una utopía, no es que regalen nada a los locales, vaya.

Por último, y para no hacer este primer artículo sobre Hungría demasiado pesado os hablaré de otra cosa que he visto y que me ha resultado curiosa. La mezcla entre el señorío de la arquitectura del imperio austro-húngaro y la sobriedad, por no decir frialdad, de la arquitectura comunista. Un contraste que no solo se ve de un barrio a otro, sino entre dos calles paralelas y que a mí me ha dejado helado.

Sin ir más lejos, Kossuth Tér, la plaza central de Debrecen es un espectáculo visual de gran colorido pero al atravesar el callejón que lleva a mi calle te encuentras, de repente, con un gran edificio de cemento gris, frío, muy poco acogedor.

Catedral de Pécs

Esta dicotomía la experimenté también en mi primer fin de semana en Budapest, y las sensaciones fueron si cabe más fuertes pues nunca había estado hasta ahora en un país que hubiese tenido un régimen comunista hasta finales del siglo XX.

Así que estas son mis primeras impresiones de Hungría, el país en el que comienzo a Vivir Europa y del que os hablaré largo y tendido en los próximos tres meses.

Tu viaje a Hungría comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie