lunes, 5 de marzo de 2012

Viajar a Székesfehérvár, sede de la corona húngara

Este artículo pertenece a la guía para vivir en Hungría de Vivir Europa.

Hablar de la ciudad húngara de Székesfehérvár es hablar de la propia historia del país de los magiares pues, al contrario de lo que mucha gente cree, fue ésta, y no Visegrád, la primera sede de la corona húngara, y lo fue durante varios siglos.

De hecho, en Székesfehérvár se construyó una basílica tan grande en la Edad Media que podía acoger en la misma prácticamente toda la población de la ciudad, unas diez mil personas. Era el momento de apogeo de la también llamada Alba Regia, pues su nombre húngaro viene a querer decir precisamente esto, la sede del trono real en el castillo blanco. szék es sede, fehér es blanco y vár castillo, por si tenéis curiosidad.

Bory vár en Székesfehérvár

Pero tanto su basílica, que vio coronar a casi cuarenta reyes y ser sepultados a otros 15, como los momentos de esplendor de Székesfehérvár desparecieron con la invasión de los turcos en el siglo XVI. Saqueada primero y destruida después solo queda de ella un jardín de ruinas, romkert, que es atracción fundamental del turismo que llega a la ciudad.

Szent Anna kápolna en Székesfehérvár

Afortunadamente los Habsburgo cuidaron y mimaron la ciudad dándole un encanto particular al centro de la misma que compite con Pécs y Eger en mi ranking particular de centros de ciudad más bellos de Hungría. Aunque de las joyas de la corona nunca más se supo y tan solo un orbe de piedra, országalma, que desde 1943 conmemora tres fechas esenciales para la ciudad recuerda que aquí una vez estuvieron.

El romkert de Székesfehérvár

700 años después Székesfehérvár, que con 100 000 habitantes es la novena ciudad más grande del país, aprovecha su situación, a mitad de camino entre el lago Balaton y Budapest, para ser destino casi obligatorio de toda aquella persona que quiere conocer más a fondo el país en un viaje a Hungría.

Országalma de Székesfehérvár

Y lo hace ofreciendo parte de la majestuosidad que el tiempo y las guerras se llevaron, pues no solo los turcos, sino hasta los nazis hicieron sus últimos destrozos aquí antes de ser expulsados del país poco antes de perder la Segunda Guerra Mundial en 1945.

Son los propios locales los que poco a poco han devuelto al mapa a esta ciudad, y en especial Jenő Bory, arquitecto local que, con la ayuda de su mujer y de sus propios estudiantes construyó un castillo, el Bory Vár, que es la mayor atracción de Székesfehérvár hoy en día.

Bory vár de Székesfehérvár

También los locales que han hecho de la gastronomía otro de los platos fuertes, nunca mejor dicho, de la ciudad. Comer bien en Hungría es fácil, pero en Székesfehérvár es casi obligatorio. Además tienen especial predilección por las carnes empanadas y rellenas, plato que os puedo asegurar es una delicia en todas sus variedades.

Plato de pollo relleno

Así que ya lo sabes, si vas a hacer una visita a Hungría y tienes algo de tiempo para salir de Budapest, te recomiendo que de camino al lago Balaton, el lago más grande del centro de Europa pares en esta ciudad que fue casi origen de todo, Alba Regia, la blanca sede del trono húngaro.

Tu viaje a Székesfehérvár comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie