miércoles, 2 de octubre de 2013

Visitar la Île de la Cité, el origen de París

Este artículo pertenece a la guía de París de Vivir Europa.

Abrazadas por el río Sena, son dos las islas que la erosión no ha podido llevarse consigo en su paso por París: la Île Saint-Louis y la Île de la Cité. De éstas, la segunda es posiblemente el lugar en el que la tribu celta de los Parisii se asentó tres siglos antes del nacimiento de Cristo. Desde entonces y hasta hoy en día, la Île de la Cité es el centro de París, veamos por qué.

Île de la Cité de París

El centro del poder de Francia estuvo en esta isla desde antes de que el país existiese. No solo con los celtas, también con los romanos -cuando París se hacía llamar Lutetia- y los reyes merovingios. Así hasta que Luis XIV decidió mover su residencia permanente a Versalles. Siglos en los que el control del país se ejercía en un espacio de poco más de veinte hectáreas en el río Sena.

En la actualidad es un lugar que combina edificios legales, algunas zonas residenciales y toda una marea de turistas que se apilan, sobretodo, ante la gran atracción de la isla: la Cathédrale de Notre-Dame. Situada al este de la isla y construida entre los siglos XII y XIV en el lugar de una antigua catedral del siglo X.

Île de la Cité de París

Pero la Île de la Cité es mucho más que Notre-Dame. En la parte oeste de la isla se encontraba el Palais de Saint Louis, del cual aún quedan la Sainte-Chapelle y la Conciergerie. Alrededor de éstos se construyó el actual Palais de Justice entre 1857 y 1868, que es la sede de la actual Corte Suprema.

Île de la Cité de París

La Sainte-Chapelle fue construida en el Palais de Saint Louis en 1245 para que el rey Luis IX pudiese alojar algunas de las reliquias sagradas que había adquirido durante sus viajes a Siria y Constantinopla: la Corona de Espinas de Cristo y un trozo de la cruz en la cual fue crucificado eran las piezas estrella. No sé si el monarca compraría los originales o fue estafado, pero alrededor de ellas levantó uno de los mejores ejemplos del estilo gótico francés con uno de los cristales tintados más maravillosos del mundo.

Bastante menos luz que la que estos cristales dejan pasar tiene la Conciergerie, inicialmente una sección del palacio de Luis IX, terminó por convertirse en una prisión en la que María Antonieta pasó sus últimas horas hasta que la guillotina dio fin a su vida durante la Revolución Francesa.

Île de la Cité de París

Entre el Palais de Justice y el Hôtel-Dieu, que es el hospital más antiguo de París, se encuentra la Place Louis Lépine y el Marché aux Fleurs, mercado de las flores desde 1808.

Si hay una forma de llegar a la Île de la Cité emotiva, ésta es cruzando el Pont-Neuf, llamado puente nuevo a pesar de ser el puente más viejo de todo París. 400 años después de su inauguración en 1607 ha resistido al clima y el paso del tiempo donde otros muchos puentes sucumbieron, literalmente.

Île de la Cité de París

Y hablando de emotividad, la parte más emotiva de la isla se encuentra en el extremo este, pasando la Place de Jean XXIII. Allí se encuentra el Mémorial des Martyrs de la Déportation, un monumento que conmemora la pérdida de 200 000 franceses, deportados a campos de concentración durante el Holocausto.

Por último, si buscas algo de tranquilidad, tu mejor apuesta será la Place Dauphine, rodeada de residencias de lujo entre el Pont-Neuf y el Palais de Justice es quizás el lugar al que menos turistas se acercan.

El kilómetro cero, punto de inicio de las carreteras de Francia y de la historia del país, la Île de la Cité, es uno de los lugares más apasionantes y con más rincones a explorar de todo París.

Tu viaje a París comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie