lunes, 23 de septiembre de 2013

Rue Mouffetard: vida parisina entre tiendas y bares

Este artículo pertenece a la guía de París de Vivir Europa.

Quiero creer que la esencia de la vida parisina no está junto a sus monumentos más visitados, allá donde hay más timadores que locales, sino que está entre sus calles, famosas o no, donde el parisino de toda la vida, si aún existe, vive y disfruta; compra y come; y, por supuesto, socializa. Una de estas calles es la Rue Mouffetard, una antigua calle de París al sur de la ciudad, no muy lejos del Panthéon.

Rue Mouffetard de París

La Rue Mouffetard es tan antigua que fue una calle romana y gracias a estar situada en la montaña de Sainte-Geneviève escapó a las manos del Barón Haussmann, que bajo el mando de Napoleón III reformó completamente la ciudad de París en el siglo XIX.

Rue Mouffetard de París

Tan bueno ha sido siempre el ambiente en esta zona, tan bohemio y entretenido, que el propio Ernest Hemingway se decidió a vivir cerca de aquí, en el 74 la Rue Cardenal Lemoine, pegado a la Plaza Constrescarpe que divide la Rue Mouffetard en dos.

Rue Mouffetard de París

Decir que la Rue Mouffetard es una bella colección de edificios cuyas plantas bajas son un compendio de restaurantes, cafés, tiendas y algún que otro puesto callejero es decir muy poco, es decir lo que el turista ya sabe, ya ha leído, y por eso va.

Rue Mouffetard de París

La Rue Mouffetard es la vida parisina, es el queso, el vino y los bombones. Una fondue si hay hambre o sencillamente un crêpe para matar el gusanillo. Es sentarse en una terraza y ver pasar gente, abstraída, absorta, encantada con la magia del lugar que acaban de encontrar. También es hablar con un apasionado tendero de los deliciosos productos que vende.

Rue Mouffetard de París

Y es, desgraciadamente, gastar dinero, porque París es caro hasta para los locales, y todo es tan bueno, y tan bonito; ¡queda tan bien! Y no, no hablo de la ropa de algunas de las tiendas étnicas de la calle, aunque también. Sino de las baguettes calientes del horno y del fuerte queso azul de la tienda de al lado, acompañadas de un vino sin pretensiones, de la tierra.

Rue Mouffetard de París

Aunque la Rue Mouffetard tiene algunos puestos callejeros, no debes confundirla con una calle con un mercado callejero, como Brick Lane en Londres por ejemplo, sino que es una calle de tiendas, restaurantes y bares familiares e independientes. Una explosión de olores, colores y sabores.

Rue Mouffetard de París

Pero una explosión pasada por un filtro que le da su atemporalidad. En la Rue Mouffetard no solo vives un París distinto al de los turistas, aunque estés rodeado de ellos. Vives también un París alejado del siglo XXI, un París de vuelta a tiempos pasados, como si un filtro de Instagram se pasase por tu visita.

Rue Mouffetard de París

Lo único que facilita en la Rue Mouffetard el evitar comprar es que te desbordará la tremenda variedad, la selección disponible ante ti es tal que es obvio que no podrás comprar todo por amplios que sean tu bolsillo y tu estómago.

Rue Mouffetard de París

La Rue Mouffetard es la calle del pecado en cierto modo, por lo menos para alguien de buen comer como yo. Pero si estamos en la ciudad de los cabarets, de la bohemia y la Belle Époque, ¡habrá que pecar! Digo yo.

Tu viaje a París comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie