viernes, 23 de diciembre de 2016

Simple Hostel Nevsky, el hostal que es mi casa en San Petersburgo

Este artículo pertenece a la guía de San Petersburgo de Vivir Europa.

Mis padres se conocieron en el antiguo hotel Reina Victoria de Valencia. Mi padre entró a trabajar como botones con 16 años y mi madre ya era telefonista allí. Ella dejó el hotel antes de que yo naciese, pero mi padre siguió, siendo jefe de recepción del mismo hotel hasta el día en que la mala gestión y la crisis lo cerraron y tuvo que jubilarse. Digamos que los hoteles y hostales han sido mi vida desde siempre, pero pasar casi dos años en Estonia como gestor de un hostal me ha hecho aún más exigente, pues sé bien lo que mis huéspedes, y no sólo yo, quieren durante su estancia. Así, como experto, puedo decirte que el hostal Simple Hostel Nevsky de San Petersburgo es de los mejores hostales que conozco.

Simple Hostel Nevsky de San Petersburgo

Cuando llegué a San Petersburgo con una reserva para siete días en el Simple Hostel Nevsky no tenía claro lo que me encontraría. Sabía que la puntuación del hostal en Hostelworld era fantástica, aunque no la mejor en la ciudad, y poco más. Con una ciudad tan grande como San Petersburgo, aquello de que el hostal fuese céntrico me sonaba a algo demasiado fácil de conseguir. Si el centro de una ciudad es más grande que otras ciudades, estar en el centro se vuelve algo menos conveniente. Digamos que tenía mis dudas.

No ayudaba que me sentía algo mal por el precio que había tenido que pagar a la empresa asociada con los Simple Hostels para mi carta de invitación a Rusia, esencial para obtener el visado ruso. 1800 Rublos, unos 25€ al cambio de entonces por un pdf con los datos de un formulario me parecía excesivo, todavía me lo parece.

Pero tras una larga caminata de más de una hora desde la estación de tren de Baltiyskiy donde nos dejó el autobús desde Tallin, hasta el número 78 de la Avenida Nevski, estaba listo a dar una oportunidad al hostal tras subir al segundo piso sin escaleras donde se encontraba el hostal. Ksenia nos recibió, hizo nuestro check-in, nos cobró los inevitables 200 rublos de registro en la ciudad y pagamos también toda nuestra estancia, siendo el pago por adelantando lo habitual en hostales.

Simple Hostel Nevsky de San Petersburgo

Fue al entrar en nuestra habitación cuando me di realmente cuenta de la calidad de este hotel. Habíamos reservado dos camas en un dormitorio de cuatro a 590₽ la noche. Incluso ahora, en diciembre de 2016, cuando escribo esto y el rublo ha subido un 6% con respecto a mi llegada a Rusia, 590 rublos son 9.22€. Y por menos de diez euros la noche teníamos una habitación genial, principalmente por el uso del espacio y su inmaculada limpieza, además de una gran ventana que dejaba pasar la luz que San Petersburgo puede dar desde la Avenida Nevski sin dejar entrar el perpetuo ruido de la avenida más importante de la ciudad.

Las cuatro camas estaban repartidas en dos literas de obra una tras la otra en la parte izquierda de la habitación, dejando la derecha libre para moverse con bastante comodidad y teniendo una mesa por si alguien decidía usarla para trabajar. Las camas eran bastante amplias para lo que uno suele ver en hostales. Robustas y cómodas y cada una con dos enchufes, una luz de noche y un pequeño armario con llave para tus pertenencias más valiosas. Si hubiesen tenido cortinas estas literas hubiesen ofrecido intimidad total, y bueno, las literas superiores ofrecían esta intimidad igualmente. Las literas, aunque contiguas, no están comunicadas, pues hay una separación que te impide ver al vecino.

Simple Hostel Nevsky de San Petersburgo

La mayoría de habitaciones del Simple Hostel Nevsky son de cuatro camas y tienen esta disposición, aunque hay un dormitorio de seis camas y otro de ocho y un par de habitaciones privadas. La habitación de seis camas es, en mi opinión, la única en la que sientes un poco más de falta de espacio, pues son tres literas separadas y tienes relativamente cerca a los otros huéspedes.

Los cuartos de baño están fuera de las habitaciones en el Simple Hostel Nevsky. Se encuentran todos en el mismo espacio separado por una mampara de cristal. Son cinco los baños que encuentras en esta zona, todos idénticos. A pesar de estar el hostal lleno buena parte de los 22 días que terminé por alojarme en el Simple Hostel Nevsky, nunca tuve problema para encontrar un baño libre y nunca sentí que alguien me diese prisa para salir cuando me encontraba en ellos. La limpieza, como en las habitaciones, una constante y sólo en un par de ocasiones me encontré con que el agua de la ducha no salía lo suficientemente caliente, el resto del tiempo la ducha fue genial.

Simple Hostel Nevsky de San Petersburgo

Además de la posibilidad de conocer a otros viajeros, alojarte en un hostal te puede permitir reducir costes durante tu viaje si éste tiene una cocina decente, y la del Simple Hostel Nevsky lo era. Amplia, con dos mesas bien grandes para una buena cantidad de comensales, quizás sólo tener una nevera y una placa vitrocerámica se podría poner como pero, aunque yo cociné siempre que quise, y no tuve que esperar para poder usar la cocina o problemas a la hora de poner mi comida en la nevera.

Lo mejor del hostal, posiblemente, es su gran sala común separada en una zona para la televisión, con varios sofás y sillones, otra zona con sofás y sillones para relajarse y por último una zona con dos mesas junto a las ventanas en las que pasé la mayor parte de mi tiempo escribiendo los primeros artículos sobre San Petersburgo y editando las fotos para Vivir Europa.

Simple Hostel Nevsky de San Petersburgo

Aquí es donde el personal de Simple Hostel Nevsky, lo mejor del hostal, realiza la mayoría de las distintas actividades que prepara para los huéspedes, muchos de los cuales, al menos durante el invierno, se quedan un largo tiempo, como hice yo. Anna, Eveline y Ksenia prepararon cenas, noches de películas, compraron vino, cocinaron tartas y crepes, todo sin cargo extra. ¡Hasta me prepararon una pequeña fiesta por mi cumpleaños, que coincidió con el día de mi salida del hostal. El Simple Hostel Nevsky fue mi casa en San Petersburgo y sus empleadas mis amigas.

Simple Hostel Nevsky de San Petersburgo

El hostal cuenta con otros servicios como la lavandería por 100 rublos y están asociados con la gente de United Tours que ofrecen, entre otros su fantástica visita guiada gratuita a la ciudad. En conclusión, y con la tranquilidad que me da saber que conozco de lo que hablo, te digo que el Simple Hostel Nevsky será el hostal en el que pasaré la mayor parte de mi tiempo en San Petersburgo siempre que vuelva a esta ciudad que me tiene enamorado. ¿Nos veremos allí?

Tu viaje a San Petersburgo comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie