viernes, 5 de diciembre de 2014

Zinneke Pis, el perro que mea y el origen de su nombre

Este artículo pertenece a la guía de Bruselas de Vivir Europa.

No entiendo nada de Bruselas, y seguro que te has dado cuenta de ello leyéndome. Ojo, es una ciudad que he terminado disfrutando bastante, no tienes por qué entender una cosa para que te guste -tampoco entiendo el significado de los cuadros de Piet Mondrian pero siempre me han gustado-. Pero lo de Bruselas muchas veces va más allá. Un ejemplo: el odio que los locales tienen al Zinneke Pis, el perro que mea.

Zinneke Pis en Bruselas

¿Cómo es posible que encuentren de mal gusto una estatua de un perro orinando en un poste las mismas personas que se enorgullecen de que la estatua de un niño de pocos años de edad desnudo y meando sea la insignia de Bruselas? ¿Cómo pueden quejarse del perro los que no han impedido que una estatua de una niña desnuda y meando se encuentre entre rejas frente al pub más visitado de la ciudad, que tiene una carta de 2000 cervezas? Es que, copiando el discurso del orondo Obélix, ¿están locos estos belgas?

Pero la cosa es que el Zinneke Pis, nombre que recibe la estatua del perro que protagoniza las fotos de este artículo y que fue creada en 1998 por Tom Fantzen no gusta a los locales. Así, la esquina de la Rue des Chartreux y de la Rue du Vieux-Marché-aux-Grains queda como repudiada, con sensación de suciedad, como si el perro hubiese hecho sus necesidades en ella de verdad.

Zinneke Pis en Bruselas

La estatua de Zinneke se diferencia principalmente de las otras dos -además de en el gusto- en el hecho de que el pipí de este perro es sólo ficticio, no hay fuente alguna ni chorro de agua saliendo de un órgano que no osé buscar bajo la elevada pata -aunque me consta que existe, y el perro es macho. Sencillamente está ahí, sin verjas de por medio.

El Zinneke Pis además es un perro bruselense hasta en el nombre, algo que me gusta. Resulta que zinneke era el nombre diminutivo cariñoso que en el dialecto de la ciudad recibía el río Senne que pasa por Bruselas -no lo busques, hoy en día es subterráneo.

Zinneke Pis en Bruselas

El Senne fue enterrado debido a una insalubridad que ya era problemática en el siglo XVI, cuando el río estaba infestado de ratas. Entonces los locales comenzaron a combatir contra los roedores de la mejor forma posible, con gatos, y estos gatos terminaron convirtiéndose en una plaga de gatos bastardos en toda la ciudad, gatos que también fueron llamados zinnekes.

Hoy en día, además de para nombrar al can protagonista de este artículo, el término zinneke se usa para denominar al bruselense local, una persona mestiza en muchas ocasiones, sin una raza determinada debido a la mescolanza cultural que tiene la capital de Bélgica. Ya ves qué cosas, una forma de llamar a los gatos ha terminado por referirse a personas y a un perro.

Zinneke Pis en Bruselas

Entiendo que al final el motivo por el que el Zinneke Pis puede no gustar es porque su creación fue una sencilla campaña de marketing realizada aprovechando la fama de las dos estatuas meonas, pero también es marketing lo que hace que el Manneken Pis sea lo más conocido de Bruselas, así que yo, me quedo con el perro.

Tu viaje a Bruselas comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie