lunes, 4 de agosto de 2014

Hotel The Dominican de Bruselas, lujo con personalidad

Este artículo pertenece a la guía de Bruselas de Vivir Europa.

La fórmula de un hotel de lujo es relativamente sencilla, basta con prestar atención al detalle y ofrecer el mejor servicio que tu presupuesto permita. Poner esta fórmula en práctica es algo más complicado, pero lo realmente difícil es, en la marea de alojamientos de máximo nivel que tiene una capital como Bruselas, destacar claramente. The Dominican lo consigue mezclando modernidad, lujo, clase e innovación de una forma sorprendente.

Hotel The Dominican de Bruselas

Tras un vistazo a la web del hotel The Dominican, situado en la peatonal Rue Léopold del centro de Bruselas, justo detrás del Teatro Real de la Moneda, tenía claro que si buscaba un alojamiento especial, éste tenía muchas papeletas. Así que cuando Latifah, la coordinadora de reservas del hotel, me invitó a pasar una noche en una de sus habitaciones mi alegría fue máxima.

Hotel The Dominican de Bruselas

El hotel está situado en un edificio completamente reformado, pero afortunadamente no reconstruido, que fue una abadía dominicana en el siglo XV, hogar del pintor francés Jacques-Louis David entre 1816 y 1825, año en el que murió, y posteriormente un albergue. Las modificaciones previas a la apertura de este lujoso hotel corrieron a cargo de los interioristas de Ámsterdam FG stijl.

Hotel The Dominican de Bruselas

Nada más entrar al hotel me encontré con la esencia que separa el frío lujo de la calidez ansiada durante un viaje. El personal de recepción me recibía con una sonrisa, dándome la bienvenida y resolviendo todas mis dudas. Esto no sería algo puntual, y todos mis contactos con el personal de The Dominican fueron igualmente cálidos y satisfactorios durante mi estancia. Casi sin darme cuenta subía en dirección a mi habitación cautivado por la decoración de la sala principal del hotel.

Hotel The Dominican de Bruselas

Hotel The Dominican de Bruselas

La habitación, como el resto del establecimiento, combinaba modernidad y lujo de una forma que me llamó mucho la atención. Reconozco que los hoteles más clásicos suelen resultarme algo incómodos; es algo personal, sin duda, pero no puedo evitarlo. The Dominican estaba en un espectro muy distinto, un espectro en el que además hay trufas para los huéspedes. ¡Trufas belgas! ¿Quién me iba a sacar de la habitación ahora?

Hotel The Dominican de Bruselas

La cama, king size, y el moderno pero cómodo baño, en mármol negro, parecían el lugar perfecto en el que pasar el resto de las horas de un día en el que la lluvia y el cansancio habían hecho más mella en mí que de costumbre. Sobretodo con la cafetera de Nespresso que todas las habitaciones tienen y que ofrece a un español aquello que una tetera no es capaz de proporcionar.

Hotel The Dominican de Bruselas

Hotel The Dominican de Bruselas

Pero tenía que ver una de las grandes atracciones de The Dominican, su gimnasio, con sauna y una sorprendente sala de boxeo, algo que no había visto en mi vida en los muchos hoteles en los que me he hospedado. Desde las 7:00 hasta las 23:00 este rincón de Bruselas tratará de equilibrar un poco la balanza que cervezas, chocolates y patatas fritas han hecho caer considerablemente en su favor.

Hotel The Dominican de Bruselas

Hotel The Dominican de Bruselas

Tras una noche de reposo y tranquilidad, el nuevo día en The Dominican llegó con la llamada del mejor desayuno que he tomado en Bélgica (y la competencia no ha sido parca). A los sospechosos habituales de un desayuno bufé en un hotel de este calibre se unen otros elementos típicos de la gastronomía belga, como los populares gofres que puedes tomar tanto en su versión de Lieja como la de Bruselas. Pero lo que más me gustó ver una buena cantidad de fiambres y quesos enteros, manjares listos para ser cortados, muy lejos de los precintos en rodajas.

Hotel The Dominican de Bruselas

Mientras me deleitaba con el desayuno, Juan, uno de los cocineros, español de nacimiento pero que lleva ya cinco años en The Dominican tras una experiencia hostelera en Ámsterdam, me narraba la historia del hotel, me hablaba de sus clientes habituales -como el presidente actual de Hungría-, y me instaba a disfrutar de los cócteles y la barbacoa que cada atardecer te espera en el patio interior del hotel. Algo que queda pendiente para una próxima visita al hotel.

Hotel The Dominican de Bruselas

Hotel The Dominican de Bruselas

The Dominican es, como todos los hoteles de lujo de Bruselas, un hotel de negocios principalmente, pero el giro que le ha dado a la cercanía y el ocio satisface a una clientela que, por fuerza, se tiene que convertir en habitual. Un balance entre sobriedad y disfrute es lo que hace de este hotel poseedor del Traveler's Choice Award 2014 de TripAdvisor y mi hotel favorito de Bruselas.

Tu viaje a Bruselas comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie