martes, 4 de marzo de 2014

Ghent Marriott, un fichaje de lujo en Gante

Este artículo pertenece a la guía de Gante de Vivir Europa.

¿Te has planteado alguna vez que los hoteles son el jugador de equipo perfecto? Durante un viaje suelen pasar en muchas ocasiones desapercibidos, aunque tengan destellos de genio, al fin y al cabo nunca son los protagonistas del viaje, sino una necesidad del mismo. En cambio, si estos fallan, todo se viene al traste. Una habitación sucia, incómoda o un mal servicio puede cargase el mejor viaje de tu vida. Si quieres disfrutar de Gante como esta ciudad se merece, el Ghent Marriott es el jugador de equipo que quieres fichar.

Hotel Ghent Marriott de Gante

El Ghent Marriott es un hotel relativamente joven, apunto de cumplir los siete años en el momento en que escribo estas líneas. En cambio se ha convertido en un icono de la ciudad de Gante, hasta el punto de que todos los locales con los que he hablado lo conocen, y te hablan maravillas.

Hotel Ghent Marriott de Gante

Así que al ser invitado a pasar una noche en este hotel de la cadena americana Marriott Hotels tenía claro que cosas buenas iban a pasar. Pero eso me daba miedo, pues ya te he dicho en más de una ocasión (y estoy seguro que tú también lo sabes) que las expectativas durante un viaje pueden jugarnos malas pasadas.

Hotel Ghent Marriott de Gante

Si bien esto no podría ser por problemas con la situación del hotel, en medio de Korenlei, la orilla oeste del río Lys a su paso por el centro de Gante, con todas las atracciones de la ciudad a unos pocos metros, cuando no en la propia puerta. El río a tus pies, y los edificios más famosos de Gante postrados ante ti.

Hotel Ghent Marriott de Gante

Teniendo como primera imagen del hotel la de la entrada este, la que da a Korenlei, uno puede pensar que se encuentra ante un pequeño y viejo hotel. Pocos pasos más allá del umbral su opinión cambia para siempre. El Ghent Marriott es en su interior un espacio moderno cuyo mayor atractivo es la gigantesca cúpula de cristal que proporciona al hall con una cantidad de luz natural que podría parecer inconcebible para un hotel de Flandes, que no es la región más soleada del mundo, todo sea dicho.

Hotel Ghent Marriott de Gante

Antes de llegar a este diáfano espacio habrás dejado atrás el Korenhuis, restaurante del hotel en el que también se sirven los desayunos. El Korenhuis está separado en pequeñas e íntimas habitaciones que hacen que parezca más un pequeño lugar familiar que el restaurante de un hotel con más de 100 habitaciones. Además aquí se sirve el bufé de desayuno, un desayuno de los más completos que he tomado en mucho tiempo tanto si eres de los que prefieren el dulce y la bollería como si te tiran más los Full English Breakfast.

Hotel Ghent Marriott de Gante

Tras el Poppi Bar, el bar de la amapola, flor frecuente por estos lares y que los británicos adoptaron como suya tras la Primera Guerra Mundial, la recepción del hotel donde Sofie y Katie confirmaron lo que Laya, Revenue Manager del Ghent Marriott ya me había hecho sentir a través del correo electrónico: la calidad del servicio del personal del Ghent Marriott es inigualable, hasta el punto de que me daba la sensación de que más allá de ayudarme con mi estancia en el hotel y en Gante iban a terminar por tomarse un café conmigo mientras seguían haciendo de mi visita una delicia.

Hotel Ghent Marriott de Gante

Un pequeño, pero completo, gimnasio en el sótano, gratuito para los clientes y cuidado hasta el punto de tener bebidas isotónicas y barritas energéticas completa la oferta del hotel, pero, ¿qué hay de las habitaciones?

Hotel Ghent Marriott de Gante

En mi caso tuve la suerte de alojarme en una de las nueve Junior Suite del Ghent Marriott y no podía haber quedado más satisfecho. Diseño convencional pero muy cuidado, con detalles en casi cada rincón, y un trocito de Gravensteen, el Castillo de los Condes de Gante, completando una vista que, sin ser la de la Suite Presidencial, da muchas patadas a aquello que he visto hasta la fecha.

Hotel Ghent Marriott de Gante

La habitación es tan espaciosa que podrías realizar una sesión de aeróbic en ella. Y también lo es el baño, con una ducha en la que caben más personas de las que jamás intentarías meter en ella. La única pega, para aquellos que buscan un largo momento de relax tras un día visitando Gante es que no tiene bañera, pero yo se lo perdono.

Hotel Ghent Marriott de Gante

No te puedo dejar de hablar del Ghent Marriott sin ofrecerte las vistas que tendrás desde alguna de sus diez habitaciones que dan al río Lys. Si alguna vez mereció pagar extra por las vistas, tengo clarísimo que esa ocasión será la de tu visita al mejor hotel de Gante.

Hotel Ghent Marriott de Gante

Aunque, como decía más arriba, tuve la suerte de ser un invitado del Ghent Marriott, la calidez del personal y el cuidado en los detalles son los que realmente han hecho que mi reseña sea tan buena. En pocas ocasiones una jornada en un hotel me ha salido tan redonda. Así que ya sabes, si buscas un fichaje para tu viaje a Gante que ayude a afianzar la columna vertebral del mismo, el Ghent Marriott vale su peso en oro.

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie