lunes, 30 de diciembre de 2013

Mercado de San Miguel, las tapas modernas de Madrid

Este artículo pertenece a la guía de Madrid de Vivir Europa.

Si algo me enorgullece de la época en la que vivo es que parece que la humanidad sí se ha vuelto sensata a la hora de conservar el patrimonio. Ya no es tan habitual como siglos atrás ver destruir edificios valiosos por el capricho de gobernantes y las ganas de mostrar poder y riqueza. Pero también hay que renovarse o morir, y son lugares como el Mercado de San Miguel de Madrid los que consiguen esta necesaria renovación sin acabar con el legado arquitectónico e histórico de antaño.

Mercado de San Miguel de Madrid

El Mercado de San Miguel se encuentra al lado de la Plaza Mayor, a muy pocos metros de la Plaza de Oriente. Algo genial, porque esta parada obligatoria para el amante de la gastronomía española ni tan siquiera necesita un esfuerzo para salirse de una ruta habitual por la capital. Si vas a visitar Madrid, planifícate para que el almuerzo o aperitivo te coincida con tu paso por este mercado.

Mercado de San Miguel de Madrid

Un mercado del siglo XIX que en 1915 fue reconstruido en estilo modernista, dejando una cubierta de metal forjado que cobijaría los puestos de vendedores de productos frescos del centro de la ciudad. Tras un primer momento de apogeo, el mercado cayó en desuso, y no sería ya hasta el siglo XXI que una reforma abriría de nuevo sus puertas en 2009. Se había convertido en un moderno espacio diáfano en el que los productos y la estructura seguían siendo tradicionales.

Mercado de San Miguel de Madrid

El contraste entre el exterior y el interior es sorprendente, sin duda. Quizás más para mí, valenciano, y por tanto con el Mercado Central de Valencia como referencia de una estructura similar, aunque de mucho mayor tamaño.

Mercado de San Miguel de Madrid

Mercado, sí, pero son pocos los puestos que se dedican sencillamente a la venta de productos, y muchos los que los preparan y disponen para el consumo dentro del mismo recinto. El producto nacional es sin duda protagonista absoluto y los vendedores no solo expertos, sino también apasionados de sus materias, algo que conlleva el deleite del comensal. Comes con una sonrisa.

Mercado de San Miguel de Madrid

Varios bares del Mercado de San Miguel te ofrecen la posibilidad de comprar bebidas para acompañar a tus platos, y varias zonas están habilitadas con taburetes y pequeñas mesas que te permiten comer de forma relativamente tranquila. Lo de relativamente lo digo porque el lugar suele estar muy lleno, especialmente los fines de semana y festivos.

Mercado de San Miguel de Madrid

Tapas, montaditos, quesos, embutidos, encurtidos, frutos secos, la lista es interminable. Todos de calidad excelente, y por tanto de precio algo crecido. Dicen que a media tarde es el mejor momento de acudir al mercado, pues solo entonces parece factible encontrar sin problemas una silla y mesa en la que degustar, cual pescador tras la faena, el producto adquirido in-situ.

Mercado de San Miguel de Madrid

Un día de tapas de Madrid puede tener muchas formas, puede ser grasiento y abundante, puede ser escueto y caro, o puede ser, como en el Mercado de San Miguel, una experiencia que va mucho más allá del sencillo hecho de consumir pequeños bocados de tradición y cultura española.

Tu viaje a Madrid comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie