jueves, 3 de octubre de 2013

Shakespeare & Company, la mejor librería de París

Este artículo pertenece a la guía de París de Vivir Europa.

La ciudad de París es en sí misma un lugar perfecto para escritores y amantes de la lectura. Creo que en esta ciudad la inspiración te llega, sin buscarla, en cada rincón. Pero hay un lugar en el que las musas llevan morando décadas, cuidando de visitantes y residentes. Una librería en la que la lengua oficial es el inglés y no el francés y a la que el dramaturgo más famoso del mundo da nombre (con su apellido). Shakespeare & Company es la mejor librería de París, quizás de Europa.

Librería Shakespeare and Company de París

En el 37 de la Rue de la Bûcherie, bajo la atenta mirada de la Catedral de Notre-Dame, se encuentra este paraíso literario abierto por George Whitman. No se trata del Shakespeare & Company original, una librería propiedad de la estadounidense Sylvia Beach que fue cerrada por los nazis en 1942 y en la que se reunían escritores tan famosos como Hemingway y Joyce, cuyo Ulises fue precisamente publicado inicialmente por Beach.

Sylvia dejó un legado tan importante entre los expatriados de Estados Unidos y Reino Unido en París que cuando falleció a comienzos de los años sesenta, su compatriota George Whitman renombró su librería. Así la librería The Mistral, abierta tras la Segunda Guerra Mundial en el lugar en el que otrora se encontrase un monasterio, pasaba a llamarse también Shakespeare & Company.

De hecho, tanto amor sentía el bueno de George por la librera que, en cierto modo, le había precedido, que llamó a su única hija Sylvia Beach Whitman. La segunda Sylvia Beach ha acabado siguiendo el legado de su tocaya y desde la muerte de su padre, a los 98 años de edad, en diciembre de 2011 es la propietaria de Shakespeare and Company, con la responsabilidad que supone el dirigir un lugar que fue parte de la vida de gente como William Burroughs, Anaïs Nin o Samuel Beckett.

El edificio destaca ya desde el exterior, donde el verde oscuro de su fachada y el dorado del cartel con el nombre me recuerda los colores de una botella de buen champán francés. Allí algunos estantes llenos de libros se disponen junto a unas cuantas sillas cerca de una popular fuente.

Al entrar, los estantes rebosantes de libros del exterior se tornan minúsculos ante un laberinto de habitaciones con montañas de libros en las cuatro paredes. Por alto que seas tendrás que ayudarte de una escalera si quieres alcanzar todos los libros en exposición.

Librería Shakespeare and Company de París

La planta baja ofrece principalmente ficción contemporánea, libros más modernos, pero es al subir al primer piso cuando Shakespeare & Company deja de parecerse a cualquier otra librería que conozca para convertirse en una mezcla de biblioteca y albergue improvisado.

Allí se apilan libros de segunda mano que pueden -y deben- ser leídos, escudriñados y disfrutados por los visitantes -y ya puestos también comprados, que es una librería al fin y al cabo-. Bajo tanto libro, casi escondidas, se encuentran camas y colchones cuya imagen de comodidad varía. Y frente a la escalera un espejo cubierto por notas de gente de todo el mundo, una suerte de tablón de anuncios que habla de sensaciones y sentimientos en lugar de compra/venta.

Las camas llevan aquí desde que George Whitman abriese la librería con el objetivo de dar cobijo a escritores expatriados, que podían y pueden pernoctar de forma gratuita a cambio de un par de horas de trabajo en la librería. Inicialmente había una condición más: los huéspedes de este particular hostal tenían que leer un libro al día. Hoy la cifra de personas permitidas se limita a seis por día, y claro, hay cola para dormir en el Shakespeare & Company.

Todas las expresiones de arte tienen cabida en la medida de las posibilidades de este pequeño espacio, y así a eventos como las lecturas de los lunes por la tarde se unen representaciones de teatro, poesía, noches de película e incluso danza. Todos los días del año se puede visitar Shakespeare & Company, de mediodía a media noche. Y si lo haces un domingo de 16 a 18h podrás también tomar el té.

El tiempo no pasa en la librería Shakespeare & Company, pero el paso por ella sí marca a sus visitantes y huéspedes, pues aquí eres bien recibido siempre, como dice el lema que cubre uno de los pocos muros sin libros: "Be not inhospitable to strangers lest they be angels in disguise" (No seas hostil con los extraños, no vayan a ser ángeles disfrazados).

Tu viaje a París comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie