miércoles, 30 de octubre de 2013

Marina d'Or, vacaciones familiares en la costa

En mis seis meses viviendo en Hungría y 16 meses en el Reino Unido tuve la posibilidad de visitar la playa muy pocas, contadas ocasiones. Si además te digo que la única vez en que las condiciones climatológicas me permitieron bañarme me llovió cuando estaba dentro del agua, puedes imaginarte el calvario que he pasado. Así que cuando desde la oficina de Turismo de Marina d'Or me ofrecieron la posibilidad de disfrutar de su Hotel Balneario Marina d'Or 5* y el resto de sus instalaciones, no pude resistirme.

Marina d'Or

Es cierto que esta Ciudad de Vacaciones no coincide con mi forma de viajar o el contenido habitual de Vivir Europa, pero la oportunidad era única y llegaba en un buen momento con mi regreso temporal a España antes de lanzarme en dirección a Bélgica. La amabilidad de la persona que me contactó y su interés hizo el resto.

Marina d'Or

Marina d'Or, además de tener gran cantidad de edificios de apartamentos cuenta con cinco hoteles a lo largo del Carrer l'Antina: el Hotel Marina d'Or 5* -donde nos hospedamos-, el Hotel Marina d'Or 4*, el Hotel Marina d'Or 3*, el Hotel Gran Duque 4* y el Hotel Marina d'Or Beach 3*. El Hotel Gran Duque 4* es el más lejano de todos, pero apenas a unos 8 minutos andando de la orilla del mar, mientras que los tres primeros están a escasos pasos de la misma.

Marina d'Or

El Hotel Gran Duque 4*, que tuve la oportunidad de ver durante la visita guiada, cuenta con una amplia recepción que da acceso a una gigantesca área de piscinas, una parte de las cuales se puede cubrir durante el invierno, algo que sucede también en uno de los parques de los que te hablaré más abajo. Pero yo, como comentaba al inicio, no me hospedé en este hotel, sino en el más lujoso de todo el complejo, el Hotel Balneario Marina d'Or 5*.

Como su nombre indica el hotel cuenta con el balneario de Marina d'Or, un balneario científico único en Europa por sus instalaciones y el tamaño del mismo. Separado en un área externa y una interna que a su vez tiene una subdivisión en la zona de acceso normal y la zona VIP del segundo piso es un lugar difícil de explorar en unos pocos días, menos aún en el fin de semana que yo estuve allí. Por eso, y porque ya que estaba invitado lo lógico es disfrutar de lo mejor si no se puede disfrutar de todo, yo pasé todo mi tiempo en el balneario en la zona VIP, dejando la otra para futuras ocasiones.

El balneario VIP tiene una gran variedad de piscinas y de salas cuyo propósito final es el derretirte y lavar con el agua del mar todo el estrés acumulado durante meses o años. Con el añadido de que al tener un precio bastante más alto que el balneario normal y no venir incluido en la mayoría de paquetes apenas te encontrarás con un puñado de personas durante tu tiempo allí.

Comenzando por un par de saunas en las que depurarte; tienes a tu disposición un baño de leche convenientemente llamado Cleopatra, dos piscinas de barro para limpiar la piel, una serie de bañeras de hidromasaje -que no jacuzzi, que eso es como llamar Danone al yogur- algunas exteriores y otras interiores, sala de musicoterapia, aromaterapia, hasta una sala con tumbonas y refrescos para sencillamente relajarse y leer la prensa. Sin duda entre las bañeras exteriores y las camas de agua de la zona de musicoterapia podría haber pasado fácilmente todo mi fin de semana en Marina d'Or.

Marina d'Or

Es curioso hospedarse en un establecimiento de este tipo, en el que es costumbre salir de la habitación en albornoz, tan solo con el bañador debajo, para acceder directamente a la segunda planta de la zona VIP y ver a gente en similares condiciones. ¿Cuántas veces en tu vida te has paseado así por un hotel? Yo creo que no lo hacía desde un viaje a Bahamas con mi anterior trabajo.

Marina d'Or

Comencé a hablarte del hotel por el balneario porque sin duda es una de las cosas que más se disfrutan y donde más tiempo pasarás, pero lo cierto es que la habitación del Hotel Balneario Marina d'Or 5* cumple con las expectativas de un hotel de cinco estrellas en lo que a espacio, comodidad y limpieza se refiere. Además este hotel cuida los pequeños detalles que hacen de una buena estancia una genial.

Marina d'Or

Más allá del pequeño aperitivo de bienvenida, que comienza ya en la recepción con una copa de champán o un refresco, me gustó mucho tener una máquina de Nespresso en la habitación, con un par de capsulitas de regalo. Soy muy cafetero, y saber que voy a disponer de un buen café en caso de necesidad me encanta (aunque luego no lo use). Pero ni la Nespresso se lleva el premio a "lo mejor de la habitación". Su terraza y las vistas de la misma a la playa me llegaron a hacer enfadar conmigo mismo por no haberme levantado a tiempo de ver el amanecer sobre el Mediterráneo -pero es que no eran horas.

Marina d'Or

El acceso a Internet, afortunadamente gratuito, iba, eso sí, más lento de lo que a uno le hubiese gustado. Quizás un motivo más para disfrutar del balneario y de todas las atracciones del complejo de Marina d'Or, pero un pequeño problema a la hora de publicar unas fotos que quería tener en la página de facebook.

Si visitas Marina d'Or, y en especial el hotel de cinco estrellas en régimen de pensión completa, hazte a la idea de que volverás a casa con unos kilitos de más, por mucho que uses el gimnasio del hotel. Todas las comidas son de bufé, y un bufé muy abundante, por cierto, cuyos productos se van renovando cada día y donde la variedad me llegó a impactar. Más de un bufé de precios cercanos a los 100€ podría ser sonrojado por lo que allí me encontré. Ah, y la bebida, siempre que te conformes con el vino de la casa, cerveza, agua o refrescos, está incluida en el precio del mismo. Sencillamente fantástico.

Como la comercial de Marina d'Or me dijo durante mi visita, para ellos es esencial que el cliente vuelva, y por esto tienen que renovar su oferta de forma constante. En el hotel lo hacen a golpe de eventos, especialmente durante el verano. Exposiciones de arte, o como en el fin de semana en el que yo estuve cata de vinos. Pero además celebraciones especiales por San Valentín, Halloween y cualquier festividad que se precie.

Marina d'Or

Marina d'Or va más allá de las residencias, y tanto los espacios verdes como los lugares para que los niños se diviertan son otro de los factores que hace de este lugar una opción muy interesante de cara a unas vacaciones en familia basadas en el ocio para los más pequeños y el relax para los más mayores. Esenciales durante una estancia en Marina d'Or son las siguientes atracciones:

  • Jardines Marina d'Or: situados junto a las playas de Marina d'Or, estos jardines cuentan con vegetación de cinco continentes y fauna tan dispar como faisanes y carpas japonesas. El pequeño pulmón de Marina d'Or es un lugar genial para un paseo nocturno.

Marina d'Or

  • Parque Acuático Polinesia: separado en dos áreas por un puente, la primera de las cuales tiene un techo deslizante que permite su uso durante los meses de invierno tiene una gran variedad de atracciones para toda la familia. Toboganes, rampas, y muchos juegos, como siempre preparado especialmente para los niños.

Marina d'Or

  • Parque Aventura: el parque de atracciones de Marina d'Or está más orientado a niños de unos diez años y adolescentes. Tiene todas esas atracciones que están destinadas a subir la adrenalina hasta puntos extremos y algunos lugares más tranquilos como un tren que recorre el recinto o una piscina de bolas para los infantes.

Marina d'Or

  • Mundo Fantasía: otras tantas atracciones junto al hotel que podía ver desde las piscinas de hidromasaje exteriores. Por los chillidos de los niños, el nivel de diversión debe ser altísimo.
  • Jardín Encantado: el favorito de la mayoría de los visitantes. Este lugar mezcla el uso de autómatas con actores para convencer a los niños de encontrarse ciertamente en un jardín de enseño en el que cada día hay cuentos y aventuras distintos. ¿Qué mejor forma de entretener a tu pequeño que a través de un árbol que habla?

IMG_0081.jpg

Varias noches a la semana, justo después de cenar, comienza la cabalgata de Marina d'Or en la que los actores que has visto durante el desayuno y la comida te saludan recordando grandes cuentos infantiles en la iluminadísima calle principal.

Marina d'Or

En definitiva mucho que experimentar en esta ciudad de vacaciones. Un lugar en el que relajarte y cuidar de ti mismo, y hablando de cuidarse. No puedes perderte la Clínica de Marina d'Or. Con las maletas ya en consigna listas para ser llevadas al coche me despedí de Marina d'Or con un masaje corporal con aceite de cacao que aún puedo oler si cierro los ojos. ¡Qué delicia!

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie