lunes, 26 de agosto de 2013

Boho Canterbury, el café más bohemio de la ciudad

Este artículo pertenece a la guía de Canterbury de Vivir Europa.

Decía Murger que la bohemia no es posible sino en París. Seguramente así era en el siglo XIX, cuando el escritor parisino acuñó este término, pero ya estamos en el siglo XXI, el siglo de la globalización, y a París y Canterbury los separan menos de 400 kilómetros. Hoy en día la bohemia es muy posible fuera de París, y en la ciudad sede de la iglesia anglicana es posible en un café, el Boho.

Café Boho de Canterbury

Que Kristian y Kate, dueños del Boho le pusiesen este nombre a la cafetería más popular entre artistas y estudiantes de Canterbury no es de extrañar, sus vidas tienen algo de bohemias, y de nómadas, pues esta pareja recorrió media Gran Bretaña hasta que se encontraron en Canterbury y abrieron este lugar de culto en la calle principal de la ciudad, el 27 de High Street.

Café Boho de Canterbury

Y menos mal que eligieron este lugar, pues cuando preparé mi viaje a Canterbury no tenía ni idea de dónde ir a comer y deambulé con mis amigos por unos minutos hasta que la entrada del Boho me llamó. Se intuía desde fuera, a pesar de ser un frío día de invierno y su terraza estar cerrada, que la calidez del Boho y su estilo eran especial.

Café Boho de Canterbury

Y la intuición no suele fallar, el Boho es una cafetería especial y cálida. Cálida por los colores del papel de sus muros y el trato de su personal y especial por todos estos detalles completamente heterogéneos que forman una decoración que bien se podría calificar de extraña.

Café Boho de Canterbury

Dicen que las mejores mesas del Boho son las que te permiten ver el ir y venir de los transeúntes en la calle principal, pegadas a la ventana del Boho, pero si hace mucho frío será mejor que pases al salón principal. Ve pronto porque la calidad conlleva inevitablemente popularidad.

Café Boho de Canterbury

Sobretodo si el trato es familiar. Así, dependiendo del día de la semana y de la hora verás distintos perfiles de cliente: estudiantes, artistas, familias con niños; pero todos ellos felices, disfrutando del café del Boho y de su excelente comida.

Café Boho de Canterbury

Cómo disfruté de la comida del Boho, qué auténtica pasada su menú variado y muy influenciado por la cocina europea, especialmente la francesa. Hay platos para todos los gustos, vegetarianos, piscívoros o carnívoros. Hamburguesas y sandwiches deliciosos, platos del día que varían según la temporada y unos dulces demasiado golosos como para decir que no. Todo casero, nada de material sacado de una bolsa y metido en la freidora sin más.

Café Boho de Canterbury

Un pero sería que el Boho suele estar tan lleno que en ocasiones toca esperar algo para deleitarse con la comida. Pero no lo es tal, porque no te darás cuenta de la espera hasta mucho después de haber comido allí, yo me doy cuenta ahora. Mientras estés en el Boho formarás parte del juego de disfrutar de los minutos poco a poco, gozando de las acciones y de los instantes. Del placer del café independiente y personal por encima de franquicias y cadenas. El Boho es una bienvenida a Canterbury, no la ignores.

Tu viaje a Canterbury comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie