miércoles, 12 de junio de 2013

Lymington, puerta del New Forest a la Isla de Wight

Este artículo pertenece a la guía del New Forest de Vivir Europa.

En el New Forest inglés hay muchos pueblos y muy pocas ciudades, incluso Lyndhurst, la capital del bosque, es claramente una pequeña localidad. Lymington es la excepción, la protagonista de este artículo deja de ser un pueblo más para abrazar una sensación de ciudad. La puerta de acceso a la Isla de Wight desde el New Forest no tiene animales paseando por sus calles y éstas cuentan con muchas más franquicias multinacionales que el resto de pueblos juntos.

Lymington en el New Forest

Pero este puerto marítimo, popular entre los piratas hace no demasiados siglos, rebosa encanto gracias a la combinación entre bosque y mar que su genial localización le da y que le hizo ser una relevante ciudad-mercado desde que en sus marismas se manufacturaba sal para todo el condado.

Que Lymington parezca una ciudad no significa que haya grandes edificios impersonales construidos en las décadas en las que la arquitectura olvidó su parte artística para dejarse llevar por la funcionalidad, ni mucho menos. Lymington es preciosa, y más si cabe a medida que nos acercamos a su puerto deportivo, donde el Lymington georgiano te devuelve al próspero siglo XIX. Allí, en sus angostas calles adoquinadas los negocios familiares sobreviven, sobreponiéndose a la vorágine de los grandes nombres de la moda y la alimentación.

Lymington en el New Forest

Estos negocios no solo venden productos, venden también sensaciones de calidez y dedicación. Con escaparates que recuerdan más a las ventanas de tu propia casa que a un lugar de exposición de productos en venta te recuerdan que se pueden hacer las cosas por pasión más que por dinero. La compra se convierte en un intercambio entre personas iguales, con un amor en común, aquello adquirido.

Es cierto que el hecho de que Lymington sea lugar de residencia de británicos de clase medio-alta permite que los negocios locales sean fructíferos, como lo es el puerto donde lujosos yates y botes de pescadores conviven con el inmenso ferry de Wightlink que te lleva a la Isla de Wight conectando las dos grandes joyas naturales del sur de Inglaterra.

Parque Nacional de New Forest

Además de puerto, te decía que Lymington era una ciudad-mercado, pues el Lymington Charter Market lleva funcionando desde el año 1250, más de 750 años celebrándose cada sábado en la calle principal de la ciudad, High Street, donde para el autobús del New Forest Tour.

Lymington en el New Forest

Famosa a nivel culinario también, son bastantes los restaurantes de renombre que tiene la ciudad, y el promedio de calidad de la zona es bastante alto, eso sí, aunque estés en un pueblecito costero, los precios serán parecidos a los que pagarías en el West End de Londres, tenlo en cuenta para evitarte sustos.

Para llegar a Lymington puedes tanto usar el New Forest Tour que he mencionado antes, como hacerlo a través de su estación de tren. Conectada en pocos minutos con la estación de Brockenhurst, la estación de tren de Lymington es accesible desde Londres, Southampton, Bournemouth y Christchurch entre otras con un solo billete. Puedes comprar los billetes de tren en Train Genius.

Parque Nacional de New Forest

Lymington no te ofrecerá grandes experiencias a nivel cultural pues apenas cuenta con el St. Barbe Museum & Art Gallery, ni su iglesia de St Thomas the Apostle será suficiente para ocupar una mañana de turismo arquitectónico, pero la unión de mar y bosque, el relax y la buena vida te esperan en esta ciudad del New Forest inglés. ¿Te apetece conocerla?

Tu viaje a Lymington comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie