viernes, 26 de abril de 2013

Benidorm, luz entre las sombras del turismo masivo

Si eres un seguidor habitual de Vivir Europa (y de no serlo, espero que pronto lo seas) te sorprenderá bastante ver un artículo sobre la ciudad de Benidorm en este blog de viajes. Pues prepárate para una sorpresa mayor: Benidorm me gusta.

Benidorm - Playa Levante

Puede ser que tenga una -merecida- imagen de turismo masivo, los gigantescos hoteles de Benidorm en primera línea de playa son principalmente destinados a un turismo al que, en general, no le importa la vida local, costumbres de la ciudad, o la sociedad. Es la imagen del guiri quemado por el sol y borracho todo el día. Pero Benidorm es mucho más que eso, y tengo la suerte de haber conocido más de esta ciudad en mis varios viajes.

Posiblemente mi amor por Benidorm llegó con mi primera visita a la ciudad de la provincia de Alicante. Fue en mi primer viaje conduciendo fuera de la provincia de Valencia. Abril de 2001, 19 añitos, y Vivir Europa lejos siquiera de ser un embrión. El objetivo era acompañar a mi amigo noruego Kjetil a recoger a sus padres en el Aeropuerto de El Altet y de paso ver por primera vez Benidorm y Alicante.

Benidorm - Playa Poniente

Aparqué junto a la playa y nada más salir la estampa de la Playa de Levante me impactó. Estaba ante el que sigue siendo uno de los motivos principales por los que Benidorm, y en general la costa de Alicante, me encanta. Una vez termina la arena y la ciudad comienza puede que Benidorm no goce de una belleza reseñable, pero su playa, su costa, su agua y las colinas que delimitan el horizonte sedujeron a mis inexpertos ojos entonces y todavía esbozan una sonrisa en mí.

El clima, que tanto echo de menos en esta etapa de mi vida en el Reino Unido, la transparente agua, la brisa marina y la fina arena son una combinación deliciosa que la explotación urbanística no ha conseguido eliminar. Además, no muy lejos de las populares playas del centro de la ciudad tienes también pequeñas calas, como las calas de Ibiza.

Benidorm - Isla

Pero no es todo playa en Benidorm, también es un lugar genial para disfrutar de la vida nocturna de la costa española. Y en este aspecto soy bastante fan de los festivales de la ciudad. Desde el alternativo Low Cost Festival -cuyo nombre es bastante acertado si tenemos en cuenta su precio y lo comparamos con otros festivales de tres días del país-, hasta el Electrobeach, donde la música electrónica es protagonista absoluta. Por no hablar del Benidorm Pride, una de las fiestas del orgullo gay más populares.

Y luego está la zona inglesa, una parte de la ciudad que, como su propio nombre indica suele estar llena de británicos de vacaciones, que en mi opinión, más que un lugar para salir a divertirse -que se puede- es una fantástica oportunidad de realizar un serio estudio antropológico del comportamiento del turista en contraposición al viajero. Se aprende mucho de un estilo de vida que escapa a mi entendimiento pero que comparten decenas de miles de habitantes del país.

Benidorm - Mirador Castillo

Bromas aparte, Benidorm es una ciudad que está tratando de escapar de la imagen que inevitablemente ha tenido durante las últimas décadas, poniendo mayor empeño en ofrecer un tipo de diversión más variada y cultural, y esto se agradece como alternativa a tostarse en la playa y beber hasta caer muerto -cosa que a veces también nos hace falta, qué narices. ¿Conoces Benidorm? ¿La amas o la odias?

Nota: las fotografías de este artículo han sido realizadas por Comunitat Valenciana y usadas en Vivir Europa mediante la licencia Creative Commons.

Tu viaje a Benidorm comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie