viernes, 15 de febrero de 2013

Qué ver en Roma en un día, ruta a pie por el centro

Este artículo pertenece a la guía de Roma de Vivir Europa.

Roma, la ciudad monumento, es difícil de abarcar en una corta visita, pero afortunadamente el centro de Roma es lo suficientemente pequeño como para ver muchas de las grandes atracciones de la capital de Italia en un paseo a pie de tan solo un día. Por eso te propongo hoy en Vivir Europa una ruta con todo lo que tienes que ver de Roma si pasas una jornada en la ciudad eterna.

Lo primero que tienes que hacer para comenzar este paseo si estás en alguno de los muchos hoteles de Roma es acercarte al punto de partida de nuestra ruta, el Coliseo de Roma, seguramente llegando a la parada Colosseo del metro de Roma.

El Coliseo fue elegido una de las nuevas siete maravillas de la humanidad y es el monumento más representativo de una ciudad que los cuenta por decenas. A su lado, el arco de Constantino completa una de las estampas más reconocidas de toda Europa.

El Coliseo de Roma

Tras la visita obligatoria al Coliseo la ruta continúa recorriendo la Via dei Fori Imperiali hasta llegar a la entrada del Foro Romano, el centro de la antigua ciudad de Roma. El cerebro de la vida del imperio más grande de toda la historia. No es de extrañar, por tanto, que el visitar esta atracción haga que la mañana se pase entre ensoñaciones de lo más variopintas. Seguro que si te ofreciesen vestir una toga lo harías sin pestañear.

Tras salir del foro, al final de la Via dei Fori Imperiali, en la Piazza Venezia, nos encontramos con un mastodóntico edificio construido a principios del siglo XX. Se trata del Monumento a Víctor Manuel II, conocido en Italia como il Vittoriano. Quizás pierde un poco de magia al ser relativamente moderno en una ciudad con tantas atracciones de hace 2000 años, pero a mí es uno de los lugares que más me impactó de la ciudad, y las vistas al final de sus escaleras de Roma son imprescindibles.

El Monumento a Víctor Manuel II de Roma

Sal de la Piazza Venezia por la Via del Corso y camina hasta la Via delle Muralle. El hambre debe estar apretando y cualquier restaurante que encuentres será una buena opción para comer. Serán caros y el trato no demasiado bueno pues estás en el corazón de la zona turística, pero he llegado a darme cuenta de que es el precio a pagar por el lujo de estar viviendo la experiencia de visitar Roma.

La Via delle Muralle terminará por desembocar en el lado suroeste de la Piazza di Trevi, y ante ti -y los otros cientos de personas a tu alrededor- estará la fuente más famosa del mundo, la Fontana di Trevi y su cinematográfica belleza. La fuente será reformada a partir de marzo de 2013 y por al menos un año, aún así no deberías dejar de verla.

La Fontana di Trevi de Roma

De vuelta por la Via delle Muralle, esta vez en lugar de volver a la Via del Corso continúa por la Via di Pietra y gira la primera calle a la izquierda, Vicolo Dè Burrò hasta dejar a tu izquierda la iglesia de San Ignacio. Habrás llegado a la Via del Seminario que tendrás que caminar dirección oeste por unos tres minutos hasta llegar a la Piazza della Rotonda y otra de las grandes obras de la arquitectura de la humanidad, el Panteón de Agripa.

El Panteón no es solo una pieza imprescindible de la arquitectura mundial, sino también una magnífica obra matemática. Continuando en dirección oeste te encontrarás de forma inevitable con la Piazza Navona, un lugar quizás menos conocido pero de igual belleza, en tu camino hacia el río Tíber.

Piazza Navona

Si sales de la plaza por el sur de la misma y recorres la sinuosa Via del Governo Vecchio y su continuación, la Via dei Banchi Nuovi terminarás en la Via del Banco di Santo Spirito que desemboca en el río y más concretamente a la altura del Ponte Sant'Angelo. Al otro lado del puente tienes el castillo homónimo, el Castel di Sant'Angelo, que es también la sede de un museo.

Al salir del castillo solo tienes que seguir la calle dirección al oeste que se va alejando del río hasta convertirse en la Via della Conciliazione. Has llegado a la Ciudad del Vaticano y al final de esta calle te espera la Piazza di San Pietro. La Santa Sede está ante ti y también el final de nuestra ruta de un día por Roma.

Basílica de San Pedro

Una cena en un restaurante a la orilla del Tíber será la forma perfecta de comenzar tu noche en Roma, pero eso ya lo habrás imaginado, ¿verdad?

Tu viaje a Roma comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie