miércoles, 13 de febrero de 2013

El día que vi la antorcha olímpica en Southampton

Este artículo pertenece a la guía de Southampton de Vivir Europa.

La llama olímpica, símbolo de deportividad, unión entre pueblos, elemento más significativo del evento deportivo más importante del mundo. Y, como cualquier gran símbolo, sujeto de las fantasías de niños de todo el mundo, que sueñan con ser deportistas durante toda su infancia, representando a su país, consiguiendo la gloria olímpica.

La antorcha olímpica en Southampton

El afán de competición que representan los Juegos Olímpicos es una sana lucha entre pueblos que nada tiene que ver con el belicismo habitual innato a las confrontaciones entre naciones. Es puro espíritu de superación, de ser más fuerte, más rápido, más hábil.

Desde que en las olimpiadas de 1928 en Ámsterdam la llama olímpica pasase a formar parte de los Juegos, y más concretamente desde que Carl Diem, Secretario General del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936 -conocidos en todo el mundo como las olimpiadas nazis- tuviese la genial idea de portar en una antorcha esta llama desde Olimpia hasta la sede de los juegos; la posibilidad de ver pasar por tu ciudad este símbolo es, para muchos, la mayor aportación e implicación con los Juegos Olímpicos que pueden tener en su vida.

En el trayecto que va desde la ciudad de la antigua Grecia que fue sede de las antiguas olimpiadas hasta la sede de los Juegos Olímpicos, son siempre muchas las ciudades agraciadas, en especial en el país organizador, con la posibilidad de ver a atletas veteranos y diversas celebridades correr -o caminar-, antorcha en mano, por sus calles.

La antorcha olímpica en Southampton

Pero esto no hace que ver la llama olímpica sea algo normal o habitual, salvo que vivas en Grecia, claro está. Tan solo tienes una oportunidad cada cuatro años y en la mayoría de ocasiones no pasará cerca de ti.

En mi caso, por ejemplo, los Juegos Olímpicos de Barcelona se celebraron cuando yo apenas tenía 10 años y sinceramente no tengo ni idea de qué estaría haciendo el día que la antorcha pasó por mi Valencia natal. De hecho, podría perfectamente haberla visto y no recordarlo. Afortunadamente gracias a Vivir Europa tuve veinte años después la posibilidad de resarcirme y ver la antorcha olímpica en su paso por Southampton el pasado 14 de julio de 2012.

El día fue gris y lluvioso, como casi todo el mes de julio. El verano nos había olvidado y esperábamos en la calle principal de la ciudad, High Street, la llegada de la llama. Por supuesto la gran cabalgata formada a su alrededor trató de amenizarnos la espera e incluso el cielo nos dio unos minutos de tregua para al menos sacar las cámaras de fotos. Había llegado el gran momento, ya podía decir que había visto la antorcha olímpica.

Paso de la Antorcha Olímpica por Southampton

Las sensaciones son extrañas. Por un lado, son unos segundos de ver pasar a alguien a quien ni siquiera conoces, escoltado y con una antorcha en la mano, nada del otro mundo. Pero por otro has formado por fin parte de algo que llevas siguiendo desde tu más tierna infancia, algo que disfrutas y que realmente es un símbolo de unión entre pueblos. Por fin puedes decir que has sido parte de una olimpiada, aunque sea de refilón, por unos segundos y nadie recordará tu hazaña más que tú mismo. Y tú, ¿has formado parte de los Juegos Olímpicos alguna vez?

Tu viaje a Southampton comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie