viernes, 28 de septiembre de 2012

Viajar a Madrid, ciudad para degustar bocado a bocado

La ciudad de Madrid, la capital de España, es una de las ciudades que más he visitado en el mundo, sin duda. A pesar de no haber vivido nunca en ella, bien por trabajo, bien por placer, he pasado muchos días allí. Seguramente tantos que se podrían contar por meses, y aún así sé que conozco muy poco de todo lo que Madrid puede ofrecer.

Madrid, capital de España

Porque Madrid es una ciudad para degustar poco a poco, bocado a bocado, y así siento que -a veces por voluntad propia, otras obligado- he hecho. Y estoy contento de ello, porque un atracón de tan delicado plato sería injusto, una herejía. Lo mejor que puedes hacer en una visita a Madrid es hacerlo poco a poco. Así que aprovecha, por ejemplo, alguno de los vuelos desde Barcelona a Madrid con el buscador de vuelo24.es y elige tu propio menú de degustación de la ciudad, como yo hice con el mío.

Mi primer bocado de Madrid fue la Gran Vía. Un bocado de ocio, de restaurantes, hoteles y por supuesto teatros. Un bocado con sabor multicultural, apresurado y con el recuerdo de una calurosa tarde en Callao tras una copiosa comida en un italiano cercano.

Plaza de Oriente de Madrid

Con el apetito ya abierto di me segundo bocado a la ciudad, un bocado doble, norte y sur de la Gran Vía. El Madrid más turístico en el bocado sur con la Puerta del Sol, el Kilómetro Cero y los recuerdos de muchas Nocheviejas en mi vida al través del televisor. Y el Madrid multicolor, artístico, pero también decadente en algunas zonas, del bocado norte en Chueca. Un barrio que es ciudad e ideología, un barrio en el que vivir más allá de una metrópolis.

Madrid, capital de España

Pero Madrid no me sació, al contrario, como un delicioso dulce, merecida recompensa por un sacrificio pasado, mi segundo bocado solo apresuró mi deseo de comer más de este plato situado justo en el centro del gran banquete para los sentidos que es España. Por esto mi tercer bocado fue grande, duradero, y muy lento. Tan lento que fueron horas las que tardé en caminar desde la estación de Atocha hasta la Puerta de Alcalá. Había mucho que ver, y sentir, entre medias: Neptuno, la Cibeles, y el Palacio de Comunicaciones, convertido no hace mucho en el más bello ayuntamiento del país.

Madrid, capital de España

El cuarto bocado llegó dulce, de merengue, con el Bernabéu y el Paseo de la Castellana. Un bocado que no es muy de mi devoción, pero de inevitable disfrute para otros paladares. Un bocado deportivo y de fama mundial.

Madrid, capital de España

Tras el dulce aún había sitio para más. Ni corto ni perezoso di rienda suelta a uno de esos pecados capitales, la gula, que se disfrutan tanto como te condenan. Y lo hice además regando el quinto y sexto bocado con un buen vermú, tanto en la Latina, como en Lavapiés. Barrios tan distintos como inevitablemente unidos en una buena muestra de lo que el Madrid nocturno te puede ofrecer.

De África llegaría mi séptimo bocado, el Templo de Debod, un regalo de Egipto de los que no se olvidan, un regalo para siempre, mucho más que los diamantes, y que además ejerce de balcón a una de las mejores vistas de la ciudad del oso y el madroño.

Para rebajar un poco todo lo ingerido hasta entonces, mi último bocado de Madrid fue verde y ligero, con el Parque del Retiro, su estanque y esa desafiadora estatua del Ángel Caído, que no podría haber aterrizado en mejor lugar.

Madrid, capital de España

Quedan aún muchos bocados que dar a Madrid, algunos de los cuales me avergüenza reconocer que no he dado, como los culturales bocados de cuatro de los mejores museos del mundo: el Museo del Prado, el Reina Sofía, la CaixaForum y el Thyssen-Bornemisza. Pero aún me queda mucho que hacer y que pasar en Madrid, así que tengo la tranquilidad de que seguiré alimentándome de la ciudad del Manzanares por mucho tiempo.

Ahora que ya te he abierto el apetito ya sabes cuál es tu siguiente paso. Disfruta con la comida, y haz caso a tu madre, come lento y no te atragantes, porque Madrid estará ahí siempre y hay que disfrutarlo como se debe, bocado a bocado.

Tu viaje a Madrid comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie