miércoles, 26 de septiembre de 2012

La Gran Sinagoga de Budapest, puerta al barrio judío

Este artículo pertenece a la guía de Budapest de Vivir Europa.

De entre los monumentos más especiales de Budapest, hay uno que insospechadamente me hacía sentir bien cada vez que aparecía ante mí, a pesar de su tortuosa historia. El motivo de esto es que la imagen de la Gran Sinagoga de Budapest era un aviso para mi mente de la llegada a mi barrio favorito de la ciudad, el barrio judío.

Gran Sinagoga de Budapest

Budapest es una ciudad que fue cosmopolita mucho antes de que términos como globalización y tecnologías como Internet fuesen si quiera concebidas por el hombre. Centro cultural de Europa durante, al menos, un buen par de siglos, la capital de Hungría contaba con gentes de muchas procedencias entre sus habitantes. Y religiones también, como la judía, de presencia muy fuerte en Budapest hasta que los Nazis llevaran a cabo su holocausto.

Por esto, y basándose en las buenas sensaciones que la construcción de la sinagoga de Viena le había dejado, Ludwig Förster construyó un templo judío en el cruce de la calle del tabaco (Dohány utca en húngaro) y Wesselényi utca, justo en la zona de mayor concentración de judíos de la ciudad.

Gran Sinagoga de Budapest

Con un estilo particular, muy propio de Förster y basado en la arquitectura neomorisca, se erigió la que es la sinagoga más grande del mundo tras la Congregración Emanu-El de Nueva York. Un espacio amplio -3000 personas, separadas por sexo, caben en ella-, solemne y, por qué no decirlo, más ostentoso de lo que los rabinos gustarían, en el que tiene cabida hasta un órgano, cual catedral cristiana.

La combinación del rojo y el color arena en los ladrillos de su fachada y octogonales torres coronadas por perfectas cúpulas esféricas con adornos en oro captan tu atención, a pesar de la desafortunada combinación de cables de electricidad y conexiones del tranvía que se encuentran justo frente al edificio.

Gran Sinagoga de Budapest

El estrellado rosetón, soportado por un texto en la curiosa caligrafía hebrea, acaba de conformar esta primera imagen que permanecerá en tu retina durante toda tu visita a la sinagoga.

Gran Sinagoga de Budapest

Lamentablemente la belleza arquitectónica de la Gran Sinagoga de Budapest no puede hacerme evitar entrar en conflicto con la sensación de saber que en ella, en los poco más de 150 años de historia, se ha sufrido mucho más de lo que se ha disfrutado.

Y si fuese a olvidarme de ello, allí estarían para recordármelo su cementerio, adjunto a la sinagoga, a pesar de no ser tradición judía enterrar al lado del templo, debido a que fue refugio y testigo del último suspiro de centenares de refugiados judíos durante la invasión de las tropas de Hitler a Budapest.

Gran Sinagoga de Budapest

O la escultura de Imre Varga, monumento a las víctimas del holocausto, con el nombre de muchas de éstas en cada una de las hojas de este sauce llorón. Construido en 1991 y oculto en la parte trasera de la sinagoga.

Dohány Street Synagogue, Budapest

La Sinagoga de la calle del tabaco vio además nacer, apenas un año después de que terminase su construcción, al que es considerado fundador de la nación de Israel, Theodor Herlz, cuyo hogar, anexo a la sinagoga, es hoy en día sede del Museo Judío de Budapest.

Si una visita a Budapest tiene obligatoriamente que pasar por el barrio judío de la ciudad, y la Gran Sinagoga es su puerta, aunque sea solo figuradamente, te invito a que cruces el umbral y te adentres en el barrio de más cultura y vida de la capital húngara.

Nota: la fotografía del monumento a las víctimas del holocausto de este artículo ha sido realizada por Luis Guillermo Pineda Rodas y usada en Vivir Europa mediante la licencia Creative Commons.

Tu viaje a Budapest comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie