domingo, 1 de abril de 2012

Innere Stadt, el soberbio centro de la ciudad de Viena

Este artículo pertenece a la guía de Viena de Vivir Europa.

La ciudad de Viena es con más de 1.7 millones de habitantes la más poblada de Austria, claro está, y de hecho es una de las diez ciudades más pobladas de la Unión Europea. Pero a pesar de sus siglos de influencia en el devenir de la historia de Europa, no siempre su área ha pasado de los 400 kilómetros cuadrados.

Escaleras en Viena

Cuando Viena aún se recuperaba del sitio fallido de los turcos que sin duda marcó el devenir religioso y político de toda Europa, la ciudad estaba delimitada por una muralla de la que aún con sus piedras desaparecidas, todavía queda constancia.

La Wiener Ringstraße es una calle con hasta nueve nombres distintos durante todo su recorrido: Franz-Josefs Kai, Stubenring, Parkring, Schubertring, Kärntner ring, Opernring, Burgring, Doktor-Karl-Renner-ring ySchottenring; que rodea y marca el espacio donde antes estuvo la antigua Viena y ahora está el Innere Stadt, que traducido vendría a ser algo así como la ciudad interna. El primer barrio de Viena.

Tranvía de Viena

El primero por historia y todavía hasta en número de trabajadores gracias a la masificación de tiendas y de oficinas que hay en toda la zona, todas ellas absolutamente eclipsadas por la gran cantidad de palacios y edificios de renombre que nos podemos encontrar.

Uno de los más destacados es el Palacio Imperial de Hofburg, ahora residencia del presidente de la república de Austria, pero en su día el lugar donde Sissi y el emperador Francisco José se casaron.

No muy lejos de ese palacio, al noroeste del mismo, está el Rathaus, el ayuntamiento de Viena y su sobrecogedora fachada gótica. Lugar en el que se realiza el que para muchos es el mejor mercado de Navidad de la capital de Austria.

Aunque seguramente el elemento fundamental del centro de la ciudad de Viena es la Stephansdom, la catedral de San Esteban, que tras 500 años de construcción guarda ejemplos de estilos góticos, renacentistas y románicos y es sepulcro de obispos y miembros de la dinastía de los Habsburgo.

Stephansdom, Catedral de San Esteban de Viena

La ópera estatal de Viena es también de visita obligada, al igual que alguno de los cafés por el centro que te sirven un buen chocolate o un café con leche delicioso, eso sí, a precio de oro. En cualquier caso siguen siendo el lugar indicado para respirar la vida en Viena.

Detalle de la ópera de Viena, Wiener staatsoper

Y claro, si el día ha salido bueno, el mejor lugar sin duda es el Stadtpark, el parque de la ciudad, que ocupa buena parte del sudeste del centro de la ciudad.

No solo tiene sus palacios y templos más famosos, además, en cada esquina del Innere Stadt puedes encontrar una pequeña joya, algunas de mis favoritas el Ankeruhr, reloj gigantesco en el que cada hora es un personaje histórico austriaco o la Ruprechtskirche, una coqueta iglesia al lado del canal del Danubio.

Die Ankeruhr, en Viena

Seguro que si ya has hecho alguna visita a Viena tienes tu rincón favorito del Innere Stadt, por ejemplo yo creo que me quedaría con una pequeña cafetería en Wipplingerstraße, al lado del antiguo ayuntamiento donde me trataron genial mientras recargaba mi móvil para no andar perdido. ¿Cuál es el tuyo?

Tu viaje a Viena comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie