viernes, 6 de abril de 2012

Balansiya de Valencia, probar la cocina de Al-Ándalus

Este artículo pertenece a la guía de Valencia de Vivir Europa.

Me resulta casi vergonzoso reconocer esto, pero no hace mucho tiempo mi disposición a probar la gastronomía de otros lugares del mundo era casi nula. No sé cómo viví tanto tiempo sin comida japonesa, india o árabe; pero sí recuerdo cuál fue uno de los primeros restaurantes que abrieron mis ojos, o mejor dicho mi estómago, a nuevos sabores del mundo: el restaurante andalusí Balansiya de Valencia.

Restaurante andalusí Balansiya de Valencia.

Hace ya casi diez años, en 2004, abría en el número 3 del Paseo de las facultades de Valencia, muy cerca de la Universidad Politécnica en la que yo estudiaba por aquel entonces un restaurante novedosísimo, pues traía consigo una gastronomía que, si bien fue nuestra hace varios siglos, había caído esencialmente en el olvido, la cocina de Al-Ándalus.

Reconozco que a día de hoy no tengo muy claro si existen otros restaurantes en Valencia, o en el resto del territorio español que tengan como figura principal la cocina de la que fue región musulmana de la Península Ibérica durante más de siete siglos. Hay restaurantes de cocina marroquí, cocina de los países árabes, cocina del África musulmana y cocina de oriente medio; pero esto es distinto, es una vuelta precisamente a la época en que Valencia se hacía llamar Balansiya, de aquí el nombre de nuestro protagonista.

Restaurante andalusí Balansiya de Valencia.

He de decir que nunca he oído hablar mal del Balansiya, y yo que he acudido con cierta asiduidad durante más de cinco años te puedo asegurar que la calidad de los platos de la carta se ha mantenido siempre, de hecho su carta es prácticamente idéntica a la que recibí en mi primera visita al restaurante.

Restaurante ambientado a la perfección, casi como un cuento, los colores, la mantelería, los pequeños sofás, los telares tejidos a mano, el hierro forjado de algunos elementos decorativos, hasta la vestimenta de los fantásticos y serviciales camareros. Hasta el más mínimo detalle se ha cuidado para hacer de la experiencia de cenar en el Balansiya una satisfacción para todos los sentidos.

Pero todo esto valdría de poco si la comida no estuviese a la altura, y vaya si lo está. La carta es de las que te hace literalmente soñar, transportarte a un banquete de reyes, o mejor dicho califas, tan solo con leerla. Y cuando comienzas a degustar los platos escogidos el sueño se hace realidad y la experiencia se vuelve casi extrasensorial.

Restaurante andalusí Balansiya de Valencia.

Aunque se puede comer a la carta e incluso hay dos menús de mediodía disponibles por 9.95 y 11.95€, yo siempre he disfrutado y recomendado alguno de los tres menús de degustación cerrados que cuentan con todo, desde la bebida hasta el postre. El precio puede parecer algo excesivo, 20€, 25€ y 30€ por persona respectivamente, pero te aseguro que los platos son cuidados, deliciosos, y la comida casi excesiva. ¡No serás capaz de acabarte todo!

El Balansiya es tan auténtico que sigue todas las normas halal y por tanto no se sirve ningún tipo de alcohol en el restaurante. Para compensar tienes un par de vinos desalcoholizados, mostos, que a mí siempre me han gustado, y un té con hierbabuena que es de otro mundo.

Navegando por su página web además me he encontrado con dos gratas sorpresas que tengo que compartir con vosotros. Por un lado, si después de comer allí echas de menos el poder disfrutar casi diariamente de la comida del Balansiya, estás de enhorabuena, porque en su web tienen recetas de muchos de los platos que sirven.

Restaurante andalusí Balansiya de Valencia.

Y además, ahora tienen una promoción mediante la cual, reservando a través del correo electrónico o de su facebook puedes hacerte con un 50% de descuento en el menú de degustación más caro de los tres, el Sherezade, pagando así 15€ por persona, una auténtica ganga. Mirad lo que os espera:

  • Hummus: suave paté de garbanzos, crema de sésamo (tahina), limón, etc.
  • Zseitun: aceitunas maceradas en aceite de oliva, hierbas y especias.
  • Warak Inab: hojas de parra rellenas de cereales con vinagreta de hierbabuena y almendras.
  • Alhambra: Ensalada de granada (en temporada), escarola, lechuga romana, achicoria, flores comestibles, brotes de alfalfa, farica (trigo ahumado), frutos secos; aderezada con una vinagreta de granada.
  • Assaffa: “fidaws” (fideos) rubios al vapor, pollo, canela, frutos secos, etc.
  • Cuscús completo: cuscús aromatizado y cocinado al vapor, acompañado de jarrete de ternera, legumbres, verduras, etc.
  • Pastela de pescado y marisco. (la Pastela era y es el plato estrella de palacios y banquetes).
  • Tayín de cordero enmielado: cordero a la miel, dátiles, frutos secos...
  • Xarab andalusí: cócteles caseros de frutas, especias, flores, hierbas aromáticas, etc. formando unas exquisitas bebidas de diversos perfumes, sabores y colores.
  • Pan casero: Pan de cebada y trigo elaborado diariamente por nosotros mismos.
  • Bebidas desalcoholizadas: vino blanco, o, vino tinto.
  • Postres: Mhalabiya de limón y menta, ó, Mhalabiya de yogurt y arándonos (la textura de la mhalabiya es similar a las natillas).
  • Te verde con menta acompañado de: Surtido de dulces andalusíes.

Restaurante andalusí Balansiya de Valencia.

Yo ya tengo claro que cuando vuelva a visitar Valencia, mi ciudad natal, me espera una buena comilona en el Balansiya. ¿Alguien se apunta?

Nota: Las fotos de este artículo vienen de la página de facebook del Balansiya. Te la recomiendo si quieres estar al tanto de lo que sucede en el restaurante y aprovechar el 50% de descuento.

Tu viaje a Valencia comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie