jueves, 5 de abril de 2012

Baños Széchenyi de Budapest, bañarse en aguas termales

Este artículo pertenece a la guía de Budapest de Vivir Europa.

Cuando alguien piensa en cosas por las que es famosa tanto Hungría como su capital, es bastante complicado que no se mencione la gran cantidad de baños de aguas termales que existen en el país. Además, siendo algo tan poco habitual y tan exclusivo en la mayoría de estados del oeste de Europa, es normal que baños como el Széchenyi fürdő de Budapest sean atracciones de visita obligatoria.

Széchenyi fürdő de Budapest

En medio del Városliget, detrás de la plaza de los héroes, se construyó entre 1909 y 1913 el edificio de estilo neobarroco que acoge este complejo de baños del que disfrutaban por aquel entonces particularmente las clases altas de la ciudad, aprovechando además la recientemente inaugurada primera línea de metro que tenía su última parada, Széchenyi fürdő, a unos 50 metros del recinto.

Széchenyi fürdő de Budapest

Tras sendas expansiones en 1927 y 1938, los baños de Széchenyi habrían alcanzado prácticamente la imagen actual con dos manantiales de aguas termales a temperaturas de 74 y 77 ºC respectivamente que suministran a tres piscinas exteriores y nada menos que 15 piscinas interiores, piscinas acompañadas de, si no recuerdo mal, ocho saunas, dos de ellas hamam turcos.

Széchenyi fürdő de Budapest

Hoy en día el recinto reúne a turistas y locales por igual que disfrutan a cualquier hora del día y cualquier día del año de la extraña sensación de bañarse con agua caliente en una piscina exterior sea cual sea la climatología. Puedes bañarte en un soleado día de verano, pero también mientras te nieva, literalmente, sobre la cabeza.

Széchenyi fürdő de Budapest

Caminar sobre nieve en bañador no es que sea una de las experiencias más agradables que he tenido nunca, pero la sensación que se tiene al sumergir tan solo la punta de los pies en cualquiera de las dos piscinas exteriores dispuestas para el baño (la tercera es solo para nadar) es mágica. Al fin y al cabo estás sumergiéndote en una gran balsa de agua a 34 ó 39 ºC.

Széchenyi fürdő de Budapest

Visitar los baños de Széchenyi en Budapest debería ser una visita de varias horas, viendo anochecer desde la piscina a ser posible, por esto, aunque te descontarán algo del precio si acudes menos horas, yo te recomiendo encarecidamente pagar el máximo y alargar tu estancia tanto como te apetezca. Al fin y al cabo estamos hablando de 3800 HUF (12.90€) entre semana y 3950 HUF (13.41€) en fin de semana si quieres una cabina propia (un cuartito privado en el que cambiarte) o 3400 - 3550 HUF (11.54-12.05€) si te conformas con una taquilla y no te importa cambiarte con más gente. Un precio muy inferior a los complejos similares que puedas encontrar en España, por ejemplo.

Széchenyi fürdő de Budapest

Los baños de Széchenyi abren además desde las 6:00 hasta las 22:00 horas y tienen un bar en el que puedes comer si te apetece. Además puedes completar la sesión de relax con un masaje que puede ir desde los 10€ por 20 minutos hasta los 17€ por 40 minutos. La lista de tipos de masajes disponibles te hará babear como el menú de un buen restaurante.

Széchenyi fürdő de Budapest

Ten en cuenta que tendrás que entrar a los baños por la entrada que parece la parte trasera de los mismos y cuya foto tienes justo sobre este párrafo. El motivo de entrar por aquí y no por el lado que da a la carretera que cruza el Városliget es que de hacer esto último, tendrás que dejar el recinto cuando cierran las piscinas interiores, a las 19:00 horas en lugar de las 22:00 horas de las piscinas exteriores.

Széchenyi fürdő de Budapest

Además te recomiendo llevar no solo un bañador y unas chanclas, para no tener que comprarlas allí a un precio "turístico", sino también una toalla, pues las toallas grandes de alquiler son en realidad andrajos blancos que apenas te secarán.

Széchenyi fürdő de Budapest

Si aún no tienes claro qué hacer te insistiré: una visita a Budapest no está completa sin pasar unas horas en alguno de los baños de aguas termales de la ciudad, y si tienes que elegir uno solo entre la gran oferta de baños de Budapest, mi recomendación por la belleza del edificio y el hecho de tener piscinas al aire libre son los baños de Széchenyi, sin lugar a dudas.

Tu viaje a Budapest comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie