sábado, 3 de marzo de 2012

Cata de vinos en Tokaj. La tarde perfecta con amigos

Este artículo pertenece a la guía de Tokaj de Vivir Europa.

Aprovechando la visita a Hungría de dos buenos amigos traté de conseguir que conociesen, no solo Budapest y sus encantos, sino también que cuando ésta acaba no termina la diversión en el país de los magiares.

Bienvenida a Tokaj

Así, para calentar motores antes de salir de fiesta por Debrecen el sábado, hicimos un viaje relámpago a la pequeña ciudad de Tokaj para hacer una cata de vinos y probar así, entre otros, su famoso vino de uva Aszú.

Tokaj es una ciudad muy pequeña, extremadamente pequeña me atrevería a decir, y en el mes de febrero, con los resquicios de la ola de frío siberiana, tampoco invitaba demasiado a deambular entre sus calles. No obstante, es precisamente su pequeño tamaño el que en mi opinión hace que Tokaj sea una elección perfecta para una visita de apenas unas pocas horas, un viaje de ida y vuelta y cuatro horas en la ciudad en nuestro caso.

Confluencia de los ríos Bodrog y Tisza

La excusa, claro está, el probar algunos de sus mejores vinos mediante una de las catas preparadas en cualquiera de las más de diez bodegas que encuentras en el centro de la ciudad, a unos 15 minutos andando de la estación de trenes.

El paseo, que con el frío se nos hizo eterno, nos dio para fotografiar los puntos más bonitos de la ciudad, y la confluencia de los ríos Tisza y Bodrog completamente congelados. Todo esto como previo a el momento clave, la visita a la bodega Hímesudvar. Esta bodega está en Bem út 2, una cuesta que comienza en el centro de la ciudad, donde está la iglesia más conocida de Tokaj, la Jézus Szíve templom, o iglesia del corazón de Jesús.

Jézus Szíve templom de Tokaj

Como era de esperar, por mucho que fuese fin de semana, en la bodega no había absolutamente nada, algo que hubiese sido aún mejor de haber hablado algo de inglés nuestro anfitrión, que podía habernos contado los entresijos de la uva de la región y que muy a nuestro pesar solo pudimos leer en los panfletos preparados para la ocasión.

La bodega Hímesudvar tiene una decoración bastante austera, sencilla, pero sin dejar de lado la calidez y su propietario se ganó nuestro cariño (y de paso el que hiciésemos la cata de vinos entera) al dejarnos disfrutar de los bocadillos de salchicha de Debrecen que habíamos preparado para el viaje, evitando así hacer la cata en ayunas.

Bodega Hímesudvar de Tokaj

El precio de la cata fue de 2600 HUF (8.98€ al cambio actual) y consistía en un total de seis vinos distintos de la región, seis copas de 5 cl cada una. En el vaso de la foto podéis haceros una idea de la cantidad que es. Obviamente no mucha, que la idea es catar vinos, no pillar una buena cogorza (cosa por otro lado casi inevitable a partir del enésimo vino distinto).

Bodega Hímesudvar de Tokaj

Los vinos de Tokaj son en su práctica totalidad blancos, y los vinos dulces son los más populares, algo curioso para alguien de España pues, con alguna que otra excepción, apenas tenemos vinos que no sean secos. El tema de la cantidad de azúcar del vino es bastante importante en la cata pues se tiene que comenzar bebiendo los vinos más secos, de lo contrario los sabores de éstos no serían apreciables tras saborear los caldos más dulces.

La lista de los vinos que probamos nosotros fue la siguiente:

  • 2009 Furmint (seco)
  • 2009 Sárgamuskotály (semiseco)
  • 2009 Kövérszőlő cosecha tardía (dulce)
  • 2009 Zéta cosecha tardía (dulce)
  • 2008 Cuvée cosecha tardía (dulce)
  • 2002 Aszú 6 puttonyos (dulce)

La estrella de la cata, sin lugar a duda es el vino Aszú, que tiene un precio en la misma bodega de 11 900 HUF por botella (41€) y que en España difícilmente se puede encontrar, costando más de 100€ por botella en las pocas tiendas especializadas que lo venden.

El sabor de este vino es especialmente dulce por el proceso de botrización que sufre su uva (un hongo que le da un aspecto horrible pero la dulzura única que lo hace especial). Y probar el vino en su ciudad de origen tiene aún más magia si cabe, además de un precio mucho menor que una cata de iguales características en Budapest.

Tras terminar la cata puedes ir a las distintas tiendas de la calle principal de la ciudad a adquirir botellas de vino (ligeramente más baratas que en la bodega) o incluso hacerlo en el supermercado donde la calidad es ligeramente inferior pero el precio muchísimo más bajo.

Vino Aszú de 6 puttonyos

Te puedes llevar una botella de Aszú de 3 puttonyos (que son las "cestas" de uva Aszú metidas en la barrica de 136 litros para realizar el vino) por unos 4€, aproximadamente el 20% del precio mínimo en nuestro país.

No te lo pienses demasiado, si quieres probar el que sin duda es el vino más famoso de Hungría tómate unas horas en Tokaj, disfrútalo con calma en su propia cuna y deja las catas de la capital para los turistas menos enterados. Estoy convencido de que será uno de los puntos más interesantes de tu viaje a Hungría.

Tu viaje a Tokaj comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie