sábado, 31 de marzo de 2012

El Palacio Belvedere de Viena y su mercado de Navidad

Este artículo pertenece a la guía de Viena de Vivir Europa.

No voy a cometer la tontería de decir que el Palacio Belvedere de Viena es una joya desconocida de la capital de Austria, no soy tan ingenuo como para afirmar eso, al fin y al cabo no era el único visitante en el Palacio cuando lo vi por primera vez una tarde de principios de diciembre, pero sí que es cierto que, aunque una de las cinco cosas que no perderse en Viena, vive a la sombra del Palacio de Schönbrunn, mucho más popular.

Palacio Belvedere

Si bien pasé gran parte de mi visita a Viena dentro del Innere Stadt, el centro de la ciudad, el Palacio Belvedere fue una de las vistas que más me impactó, ya entrada la noche pero con su mercado de Navidad aún abierto y lleno de gente.

El Palacio Belvedere son dos palacios en realidad, el Oberes Belvedere (Belvedere superior) y el Unteres Belvedere (Belvedere inferior) ambos comunicados por un jardín interno espectacularmente cuidado. Este dueto además es considerado trío por muchos, que incluyen en el complejo también al contiguo palacio Schwarzenberg.

Palacio Belvedere

Si dejamos a este último de lado, aún contamos con 16 hectáreas en el recinto en el que predomina el estilo barroco, construido a principios del siglo XVIII para celebrar la resistencia de la ciudad ante el sitio de los turcos del siglo anterior y como residencia de verano del príncipe Eugenio de Saboya.

El interior de los palacios hoy en día se divide en varios museos de arte entre los que destaca, por encima de todas las obras, El Beso de Gustav Klimt. Unos museos que, si bien disfrutan de buena fama te aconsejaría evitar salvo si eres fan de Klimt o el día no es muy bueno, pues en mi opinión es mejor aprovechar para pasear por los jardines y disfrutar de las fachadas de los palacios.

Palacio Belvedere

En las fotos del artículo podéis disfrutar tan solo de la fantástica fachada del Oberes Belvedere, la más bonita de las dos, pues llegué demasiado tarde al recinto. Afortudamente tenía una sorpresa preparada, el mercado de Navidad del Palacio Belvedere.

Glühwein, vino caliente con especias al estilo germano, ponches, chocolates vieneses de todo tipo, y un montón de detalles decorativos de dudosa utilidad pero marcada belleza son los productos estrella.

Estanque del Palacio Belvedere

Los tiempos cambian, y la que fue sede de la firma del tratado que devolvió a Austria su independencia tras la Segunda Guerra Mundial ahora sirve para saciar la búsqueda de placeres más mundanos y escapar del frío a locales y turistas por igual.

El pero de una visita en profundidad del Belvedere, como todo en Viena, es el precio, pues el billete combinado que da acceso a todo el recinto cuesta un total de 19€ para un adulto. Sí, son muchos museos, pero hay muchas ciudades en Europa por las que puedes encontrar lugar para dormir por ese precio, o incluso menos.

Palacio Belvedere

¿Has visitado alguna parte del Palacio Belvedere? ¿Te gustó tanto como a mí? ¿Vas a visitar Viena y estás pensando ir al Belvedere? ¡Deja constancia en los comentarios!

Tu viaje a Viena comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie