viernes, 30 de marzo de 2012

5 atracciones que no perderse en un viaje a Viena

Este artículo pertenece a la guía de Viena de Vivir Europa.

Viena, como toda capital europea tiene por historia y antigüedad una cantidad de atracciones de visita obligatoria fantástica, pero para darles a cada una de ellas el tiempo necesario siempre recomiendo no obcecarse con ver todo y disfrutar, bien, de algunas de ellas.

Por este motivo, tras visitar Viena he decidido preparar una pequeña lista de tan solo cinco atraccciones esenciales, seguramente las más visitadas, de la capital austriaca. No te creas que son pocas, si quieres explorar en profundidad cada una de ellas necesitarás al menos un fin de semana entero.

Palacio de Schönbrunn (Schloss Schönbrunn)

Uno no recibe el nombre de Versalles vienés porque sí. Este palacio es posiblemente la mayor atracción de toda Viena desde que a finales del siglo XIX María Teresa I de Austria la convirtiese en residencia veraniega de los Habsburgo.

Palacio de Schönbrunn en Viena

El amarillo del edificio, característico de los palacios de esta dinastía y sus maravillosos jardines, con ruinas romanas incluídas son la foto que todo el mundo quiere tomar de Viena.

Una visita guiada completa al palacio y sus jardines te puede salir por un buen pico (39.90€ cuesta el pase más completo para adultos), pero puedes pasar todo un día en el palacio como pierdas un poco la noción del tiempo.

Palacio Belvedere (Schloss Belvedere)

El hermano pequeño, porque llamarlo pobre sería demasiado irónico, del palacio de Schönbrunn y personalmente mi favorito. Un poco más cerca del centro de la ciudad que el Schönbrunn este palacio es especialmente encantador en invierno gracias a su cálido mercado de Navidad y la iluminación que podéis ver en las fotos.

Castillo de Belvedere

Está dividido en dos palacios, uno superior y otro inferior comunicados por otro enorme jardín y en su interior, menos interesante quizás que el Schönbrunn hay varios museos perfectos si el tiempo no acompaña.

Ópera Estatal de Viena (Wiener Staatsoper)

Lo que más me fascina del edificio neorrenacentista de la ópera de Viena, es que, tras su construcción, a los vieneses les pareciese feo, y se llevase muchísimas críticas. A mí me dejó boquiabierto tanto por su belleza como por su impresionante estampa.

La ópera de Viena, Wiener staatsoper

Ver a la orquesta filarmónica de Viena tocar en la ópera te puede costar unos 100€ por adulto, pero, ¿se os ocurre un capricho mejor en la capital de la música clásica?

Museo de Historia del Arte de Viena (Kunsthistorisches Museum)

Dentro de una ciudad con tanta oferta cultural es complicado elegir un solo museo que visitar, pero me quedo con el museo de historia del arte por la gran variedad de sus obras y en particular uno de mis cuadros favoritos de la historia, la Torre de Babel de Brueghel.

Tower of Babel

El museo es uno de los muchos que puedes encontrar en el llamado barrio de los museos y está cerca del centro y del Palacio Belvedere.

Catedral del San Esteban (Stephansdom)

En el corazón de Viena está la catedral de la ciudad, con una fachada magnífica en la que sus torres góticas y las más de doscientas mil tejas que componen el tejado de la misma destacan por encima de todo.

Es cierto que suele estar tan concurrida que os agobiará un poco pasear por allí, pero vista desde cualquier ángulo es realmente sublime.

Stephansdom, Catedral de San Esteban de Viena

Estas son, en conclusión, las cinco cosas que no me perdería si fuese a visitar Viena por primera vez. Y tú, ¿qué crees que es imprescindible?

Nota: la fotografía de la Torre de Babel de Brueghel por ThomasThomas. Ambas han sido usadas en Vivir Europa mediante la licencia Creative Commons.

Tu viaje a Viena comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie