jueves, 2 de febrero de 2012

Visita a Mukachevo la ciudad ucraniana que homenajea a Hungría

Muy cerca aún de la frontera con Eslovaquia y Hungría, en el Óblast (lo que vendría a ser una comunidad autónoma) de Zakarpattia, también conocido como Transcarpatia, pasé un fin de semana fuera de Debrecen. Allí visité las dos ciudades más grandes de la región, Uzhgorod, centro administrativo de el Óblast y Mukachevo, de la que os voy a hablar hoy.

Panorámica de la ciudad de Mukachevo

Primero he de confesar que quería que este artículo se llamase "mi primera ciudad ucraniana", pero he comprobado apenado que Chop es una ciudad a pesar de no llegar a los diez mil habitantes. Chop es el destino del tren que cruza la frontera entre Záhony en Hungría y Ucrania recorriendo tres kilómetros a la increíble velocidad de 6 kilómetros por hora, Mi gozo en un pozo.

Tras un particular viaje en un autobús ucraniano, experiencia de la que os hablaré y que no recomiendo a estómagos débiles llegamos a Mukachevo, cuyos más de 80 000 habitantes no le hacen entrar ni en el top 50 de ciudades más pobladas del país.

La calle principal de Mukachevo

Conocida durante gran parte de su vida como Munkács, nombre húngaro, esta ciudad como toda la región formó parte de Hungría hasta que las guerras mundiales y el comunismo se encargaron de redistribuir el territorio húngaro entre gran parte de los países colindantes.

Pero Mukachevo aún tiene mucho de húngara, y no lo digo solo porque casi un diez por ciento de su población siga siendo de esta etnia, sino porque en Mukachevo se homenajea a Hungría.

La bandera de Ucrania junto a un Turul

Más concretamente en el castillo de Mukachevo, conocido también como castillo Palanok, en el que podemos ver ondear la bandera ucraniana junto a una estatua de un Turul, la mítica ave húngara. En este lugar se rememora el punto en el que comenzó la revolución de 1685 contra los Habsburgo. Desde sus alturas podremos disfrutar de los Cárpatos en la cercanía y del río Latorytsia que cruza la ciudad.

El castillo Palanok de Mukachevo

Además del castillo, Mukachevo cuenta con uno de esos maravillosos cascos históricos que son tan habituales en las ciudades pequeñas del centro de Europa. De allí, sin duda, el edificio que más atrajo mi atención fue el ayuntamiento de la ciudad. Con un intenso color aguamarina me sorprendió muchísimo.

Ayuntamiento de Mukachevo

La huella del comunismo se nota aún muy presente en este país, el primero de la ex Unión Soviética que visitaba, tanto en sus calles como en sus vehículos, qué divertido me pareció ver un montón de Ladas por las calles de la ciudad. Yo aprendí a conducir con un Niva, así que le tengo un cariño y un respeto especial a esta marca de tanques para civiles.

Un Lada en Mukachevo

Pero el hogar de los rutenos es inevitablemente ya también parte de occidente y, aunque no vi ningún restaurante de comida rápida en la ciudad, sí que vi ejemplos tan claros de que aquí ya no existe el telón de acero como el restaurante de la siguiente foto.

Un Saloon ucraniano

Aún así no pierde todo el encanto de un lugar que ni es tan extraño a los turistas, ni es tan barato como hace unos años (aunque sea incluso más barato que Hungría), ni es tan poco accesible; pero que inevitablemente nos sigue recordando un tiempo en el que el mundo estaba dividido en dos.

Tu viaje a Mukachevo comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie