viernes, 13 de enero de 2012

Probar la tarta dobos en la Dobos Cukrászda de Eger

Este artículo pertenece a la guía de Eger de Vivir Europa.

Paseando por Széchenyi Utca, la calle peatonal de Eger, os encontraréis no demasiados metros después del Palacio del Arzobispo una pastelería - cukrászda en húngaro - que orgullosa data su fecha de apertura en el año 1966. Se trata de la Dobos Cukrászda, la pastelería más famosa de Eger.

Dobos Cukrászda de Eger

Este coqueto lugar, una de las muchas cafeterías-pastelerías que tiene Hungría, disfruta de una decoración muy clásica, que me hace recordar el barroco, quizás por el uso del dorado en muchos de los elementos decorativos que tiene. Las mesas son de mármol y las sillas de madera oscura con la tapicería en color carnación.

Dobos Cukrászda de Eger

La iluminación es sencilla, algo coqueta en el interior y muy agradable gracias a los ventanales en la sala exterior, además la terraza siempre que haga sol y aún no haya llegado el invierno está normalmente llena.

Su música, eso sí, me recuerda a la música que ponen en los restaurantes chinos de España y, como tal, me parece completamente fuera de lugar y llega a saturar. Una pena, porque la música clásica, por ejemplo, quedaría mucho mejor y ambientaría más si cabe la escena.

La gran sorpresa que nos ofrece la Dobos Cukrászda está en su sala interior, digna de un encuentro de la realeza austrohúngara a finales del siglo XIX. Uno siente que va a tomar un café con Franz Ferdinand (el heredero al trono asesinado en Sarajevo, no el grupo) cuando entra en ella, y se siente un rey a pesar de que solo vaya a tomar un cochino café.

Dobos Cukrászda de Eger

Pero claro, al Dobos Cukrászda no se va a pretender tener sangre azul, sino a tomar algo dulce, así que aprovechando que ya me había despojado de mi casaca me decidí por probar una tarta Dobos pensando que sería la tarta de la casa. No, no tenía ni idea de que era la tarta más famosa de Hungría, creada por Dobos C. József en 1885 y que consiste en varias capas de bizcocho y chocolate intercaladas con una capa final superior de crujiente caramelo.

Torta Dobos en la Dobos Cukrászda de Eger

Una vez pagados rigurosamente mis 960 HUF (3.11€) por el pedazo de tarta y el capuccino que ves en la foto que, aunque te puedan parecer mentira, no es un buen precio en Hungría; me dispuse a hincarle el diente al apetitoso pastel.

Y lo cierto es que fue una decepción, pues aunque estaba buena, la tarta Dobos no me deslumbró como esperaba, aún sin saber de su fama. El bizcocho estaba quizás demasiado seco, lo que hacía necesario acompañar cada bocado de un trago del capuccino.

Afortunadamente, durante mi estancia aquí he encontrado tartas Dobos mejores, así que no os preocupéis, que haberlas haylas. ¿Y en cuanto al Dobos Cukrászda? Su mostrador es tan grande y todo parece tan delicioso que no creo que tengáis problemas al elegir.

Tu viaje a Eger comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie