miércoles, 9 de noviembre de 2011

La espectacular imagen de las dos orillas del Danubio

Este artículo pertenece a la guía de Budapest de Vivir Europa.

Si hay una estampa que se te queda grabada en la retina durante tu primera visita a Budapest es la del río Danubio y sus dos orillas en las que edificios de una belleza tremenda compiten el uno contra el otro por el protagonismo, buscando captar las miradas de los atentos turistas y el objetivo de los fotógrafos.

El río Danubio con Lánchid y el Parlamento

Es difícil encontrar tanta inmensidad y romanticismo en cualquier otro paisaje fluvial, ya sea de día o de noche, cuando la perfecta iluminación mantiene visibles a estos monumentos. Sin lugar a dudas es la imagen más maravillosa de la capital húngara, y también una de las primeras que deberías contemplar.

El río Danubio separa la ciudad en dos partes, la señorial Buda al oeste y la activa Pest al este, y lo hace dejando en su camino hacia el sur una gran cantidad de edificios geniales, especialmente en el trayecto que hay entre los puentes Árpád híd y Szabadság híd, en el centro de la ciudad.

La orilla de Buda del Danubio

En la orilla del río Danubio que da a Buda nos encontramos con una zona de colinas sobre las cuales se encuentran algunas de las joyas de este trayecto.

Paseando de sur a norte, contra corriente, lo primero que aparece entre nosotros es Gellért Hegy, una colina de 235 metros de altura que además de ofrecer fantásticas vistas en picado del resto de edificios de nuestra visita a las orillas del Danubio, tiene en su cima la Citadella, una fortaleza construída en 1851. Por si fuera poco, en esta colina y alrededores tenéis tres de los baños termales más populares de la ciudad: los Rác, Rudas y Gellért.

Budavári Palota, el castillo de Buda

Tras descender la colina tendremos una nueva subida ante nosotros hacia la zona amurallada del Budavári Palota, el Castillo de Buda, en el cual se encuentra la Gallería Nacional Húngara (Magyar Nemzeti Galéria) y se realizan gran cantidad de ferias y eventos. Si no queremos subir esta cuesta a pie podremos hacerlo mediante el Budavári Sikló, el funicular que te dejará en la zona amurallada, muy cerca del Castillo.

Mas hacia el norte, y todavía resguardada por murallas, tras dar un paseo por Dísz tér y Tárnok utca, alcanzaréis Mátyás Templom, la iglesia de Matías. Una iglesia gótica que data de la segunda mitad del siglo XIV. Y que tiene un fantástico mirador en el Bastión de los Pescadores, desde el cual podremos volver a observar el río si conseguimos apartar la mirada de esta abrumadora nueva muestra de arquitectura.

Y aquí no se acaba ni mucho menos todo lo que las murallas de Buda albergan. Si pensabais que lo habíais visto todo, aún os quedan varios museos: el del teléfono, el de la historia de la música, el de la historia militar o los archivos nacionales; así como la Torre de María Magdalena.

Mátyás Templom, la iglesia de Matías en Buda

Dejando finalmente las murallas para acercarnos más al Danubio, ya en el Distrito II conocido como Rózsadomb, nos encontraremos con un par de baños más, los de Lukács y Császár Komjádi y la tumba de Gül Baba, que es un interesante monumento otomano.

El Anfiteatro Romano de Budapest será nuestra visita más al norte en el lado oeste del Danubio, a la altura ya de la isla Margarita.

La orilla de Pest del Danubio

La orilla del Danubio que pertenece a Pest puede ser por cantidad de puntos de referencia ligeramente inferior a su opuesta, pero desde luego que en calidad no le va a la zaga. Puesto que hemos ido de sur a norte en el lado de Buda, cruzaremos ahora Árpád Híd para seguir la corriente del Danubio en dirección sur.

En los primeros metros no habrá ningún punto excesivamente conocido, aunque la belleza arquitectónica jamás deja de lado al Danubio, pero una vez crucemos Margit Híd nuestras miradas se agudizarán y nuestras bocas se abrirán de forma exagerada al descrubir ante nosotros el que seguramente es el edificio más conocido y quizás más bonito de Budapest, que ya es decir mucho, el Parlamento de Hungría.

Parlamento de Budapest

El Parlamento de Budapest, que cumplió cien años hace menos de una década, es de esos edificios que no podrás borrar de tu mente una vez vistos. Por fuera o por dentro, de día o de noche. Parece que cada una de las fotografías que hacemos a este edificio nos podría dar el premio Pulitzer de fotografía. Hay monumentos y lugares que de tan fotogénicos es imposible inmortalizarlos de otra manera.

Al sur del Parlamento nos encontraremos con la Academia de Ciencias, tras la cual, en Széchenyi István tér (la antigua Roosevelt Tér) veremos el Palacio de Gresham, que hoy en día se ha convertido en el lujoso hotel Four Seasons Budapest.

Unos minutos de paseo más nos dejaran en Contra Aquincum, restos romanos de la ciudad y con dos iglesias a nuestro alrededor, la Catedral de la Dormición y la Iglesia de Belváros (belváros quiere decir el centro de la ciudad). Allí, en el césped cercano podréis tomaros una pequeña pausa para afrontar el itinerario restante.

Primero la Iglesia Ortodoxa Serbia y después, ya llegados a Szabadság Híd el Mercado Central, edificio de gran belleza, pero seguramente ya no la mejor opción para hacer vuestras compras, pues el creciente turismo ha disparado los precios de los puestos de esta bella obra de 1897.

Bastión de los Pescadores

La Isla Margarita de Budapest y los puentes del Danubio

Terminamos nuestro recorrido por el Danubio en Budapest en el mismo río y en su Isla Margarita (Margit-sziget). La isla que está conectada a las dos orillas por los puentes Margit híd y Árpád híd goza de gran popularidad entre los locales. Especialmente en verano es punto de encuentro tanto para realizar picnics durante el día como para acudir a alguno de los locales que la isla tiene durante la noche.

Además, los deportistas de la ciudad aprovechan la pista de 5350 metros que rodea la isla y que está marcada en intervalos de 500 metros para acudir a correr allí. Casi en todo momento podéis encontrar a alguna persona dando una vuelta a la isla.

Y un último apunte, no dejéis de ver el puente más famoso de Budapest, el Puente de las Cadenas (Lánchid) famoso por ser el primer puente permanente sobre el Danubio en Budapest. ¡Y porque sus leones no tienen lenguas!

Tu viaje a Budapest comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie