jueves, 26 de mayo de 2011

Catas en The Scotch Whisky Experience de Edimburgo

Este artículo pertenece a la guía de Edimburgo de Vivir Europa.

Al decidir volver a viajar a Edimburgo tenía una lista de tareas pendientes bastante grande. Algo lógico, teniendo en cuenta que tan solo había pasado un día en la ciudad hacía dos años. Pero si había algo que realmente quería hacer era visitar The Scotch Whisky Experience, una mezcla entre museo y atracción con el dorado líquido como protagonista absoluto.

Situado en el 354 de Castlehill en The Royal Mile, The Scotch Whisky Experience es el primer edificio que os encontraréis a vuestra derecha cuando salgáis del castillo de Edimburgo.

Abierto todo el año de 10:00 a 18:30 horas y ligeramente más durante Pascua, verano y año nuevo, nada más entrar en el edificio tendréis a la derecha una maravillosa tienda de whisky escocés. La gran variedad de whiskies y de licores de whisky tiene solo una pega. Los impuestos hacen que seguramente sea más barato comprar las botellas en España que hacerlo en su país de origen. Eso sí, muchas de las marcas que veréis aquí son difíciles, o casi imposibles, de ver en supermercados gourmet españoles.

Tras ver la tienda, empieza el espectáculo. Hay tres tipos de visitas que, si bien pueden parecer caras para la gente que no disfrute ni sienta curiosidad por el whisky, son realmente interesantes y divertidas.

La visita por defecto, llamada Silver, tiene un precio de 12 libras y cuenta con una ruta en un barril a través de una supuesta destilería en algo parecido al paseo de la casa del terror, con su propio fantasma, pero sin tanto sobresalto, en la que aprenderéis cómo se hace el whisky. La ambientación es buenísima, y hasta puedes oler la turba mientras se secan los granos de malta.

Una vez termina tu paseo en barrica, tienes un par de habitaciones en las que podrás leer más sobre la creación del whisky, desde la construcción de los barriles hasta el tiempo que tardarán en embotellarse los whiskies una vez maduros. No os preocupéis si el inglés no es lo vuestro. Las audioguías disponibles en español e incluídas en el precio se ajustan perfectamente a los comentarios de los textos y posteriormente del guía.

Un guía que nos dará un pequeño curso de geografía escocesa. Veremos así las cuatro zonas principales de producción de whisky en Escocia y los sabores principales de cada zona. Una vez terminada la explicación toca mojarse el gaznate con un whisky de nuestra elección.

Al parecer cada día hay un whisky por zona y uno de mezcla (blended). Tú tienes que elegir el que más te guste. Yo, como amante del whisky de Islay (región que por cierto aprendí a pronunciar), me decanté por un Ardberg Ten.

Antes de enseñarnos cómo beberlo bien, nos llevaron a una habitación que me dejó maravillado. La colección de Single Malt Whisky más grande del mundo con unas 3400 botellas sin abrir, todas ellas distintas. Una maravilla que un coleccionista afortunadamente decidió poner a disposición de los ojos de todos los visititantes. Allí aprendimos a desgustar un whisky cual vino en una cata.

El vaso en el que catamos nuestro whisky es un regalo que nos llevamos, y no es un regalo cualquiera, es un Glencairn Glass, el que se dice es el mejor vaso para beber whisky, que tiene un precio de 6£ (6.90€) en Internet. Un pequeño detalle que no fue el último gracias a que me decidí por hacer la visita Gold. A pesar de costar 21 libras, tenía claro que quería hacerla. De hecho me fasitidió no poder hacer la mejor de las visitas, la Platinum, pues solo está disponible en fines de semana, pero me consolé diciéndome a mí mismo que la visita Platinum no ofrecía más que una cata de un whisky de 21 años como extra además de profundizar más en la metodología de cata.

Y vaya si me consolé porque la visita Gold acaba con la cata de cuatro whiskies distintos, uno de cada región, y además con las notas de cata a tu disposición para que trates de investigar los sabores de cada uno de ellos.

En mi caso fueron un Auchentoshan Classic de las Lowlands, un Royal Lochnagar de 12 años de las Highlands, un Glenfarclas de 10 años de Speyside y un Caol Ila de 12 años de Islay. Los precios de las botellas de estos whiskies van desde los 26.89€ del Auchentoshan hasta los 34.25€ del Caol Ila en tiendas especializadas online.

Si quieres continuar disfrutando del mundo del whisky, además del bar tienes el restaurante Amber en el sótano que prepara platos de la cocina tradicional escocesa. Muchos de ellos, obviamente, con el whisky escocés como elemento fundamental.

El Scotch Whisky Experience es sin duda el lugar perfecto para iniciarse en el maravilloso mundo de los whiskies escoceses y, de paso, ¡para empezar contento la tarde en la capital de Escocia!

Tu viaje a Edimburgo comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie