jueves, 12 de mayo de 2011

Viajar a Edimburgo. La capital de Escocia

Este artículo pertenece a la guía para vivir en el Reino Unido de Vivir Europa.

Paramos las guías actuales en Vivir Europa y retomamos la web tras unos días de trabajo "tras el escenario" para hablar de Edimburgo, la ciudad en la que me encuentro en el momento en que escribo estas líneas y en la que estaré durante cinco días.

Edimburgo es la capital de Escocia y posiblemente una de las ciudades más bellas del Reino Unido. Es mi segunda estancia aquí, tras un paso fugaz de un día en mi vuelta en coche alrededor del país en agosto de 2009; y quizás porque ya de antemano sé que voy a tener mucho más tiempo del que tuve para disfrutar de la ciudad, ésta me está maravillando como si no la hubiese descubierto antes.

El castillo de Edimburgo

El estilo clásico de la gran mayoría de edificios de Edimburgo seguramente se debe a que apenas ha aumentando de población en los últimos cien años. Indudablemente la capital de Escocia, Edimburgo, es verde mires donde mires. Verde y llena de desniveles que hacen que en cualquier momento te puedas sorprender con unas maravillosas vistas de la ciudad y del mar.

Y la reina de las vistas, seguramente, sea la que se tiene desde el castillo. Dispuesto sobre un peñón y cuidando toda la ciudad a su alrededor, el castillo de Edimburgo es uno de los puntos claves. Desde allí parte la Royal Mile, una milla de lugares y edificios históricos que suavemente te hacen bajar la colina del castillo hasta llegar al Palacio de Holyroodhouse.

A ambos lados de este palacio dos desniveles más nos llevan a otros puntos claves de la ciudad. Holyrood, con su Asiento de Arturo y Calton Hill.

Panorámica de Edimburgo

Edimburgo es Escocia llevada a la máxima expresión, se nota además que los escoceses son un pueblo particularmente orgulloso de su historia y cultura, y los estereotipos aciertan bastante con ellos. No os encontraréis a la gente de a pie yendo a la oficina con su kilt (vestimenta masculina típica que nos parece una falda a los tontos turistas) o tocando una gaita, aunque es fácil que os encontréis con ambas cosas paseando por el centro de la ciudad. Pero el escocés ama su tierra, quiere a su whisky, disfruta de sus cervezas, come haggis y patatas asadas, lleva camisetas, polos, chaquetas y pantalones del equipo nacional de fútbol o de rugby, aún a pesar de que ambos pasen sin pena ni gloria por todas las competiciones en las que participan; y, ante todo, son simpáticos y educados. Probablemente más que sus vecinos ingleses, y eso que yo nunca he tenido una queja tampoco con ellos.

Carlton Hill

Es cierto que cuando uno piensa en Escocia piensa en las Highlands. En praderas verdes y castillos de cuento de hadas. En el lago Ness y el poder ver a su monstruo. Pero no hay Escocia imaginable sin su capital, Edimburgo, y espero convenceros de ello con mis escritos, de la misma forma que la propia ciudad lo hace con su magia en estos nublados días del mes de mayo.

Tu viaje a Edimburgo comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie