miércoles, 23 de marzo de 2011

Oslo Pass. La forma más barata de ver Oslo

Este artículo pertenece a la guía de Oslo de Vivir Europa.

Para visitar Oslo de la forma más barata posible hay tres cosas esenciales. Lo mínimo necesario para ver la capital de Noruega.

Lo primero sería un vuelo a Rygge con Ryanair. Sí, Rygge está lejos de la capital, pero combinado con el coste del autobús sigue siendo la opción más barata de llegar al centro.

Un barco en el puerto de Oslo.

Lo segundo sería el Rygge-Ekspressen. El autobús que, como vimos al comentar las posibilidades para llegar a Oslo desde el aeropuerto de Rygge, cuesta 230 NOK (29.10€) para un billete de ida/vuelta con tres meses de validez.

Por último, y tan importante como las demás está el Oslo Pass. Tanto para moverte por la ciudad como para disfrutar de los mejores museos de la misma, la tarjeta de turista de Oslo va a compensar el dinero pagado tan pronto que ni te lo creerás.

Para que te imagines de lo que hablo. En mi primer día en Oslo, y aún a pesar de que el horario de invierno de los museos me dejó sin ver un par de ellos, ya prácticamente había compensado las 430 NOK (54.41€) que pagué por mi pase de tres días. ¿Cómo lo ves?

El centro de Oslo.

Si llegas en horas de oficina al centro de Oslo y no como yo, que lo hice pasada la medianoche; no tendrás más que acudir a la oficina de turismo situada enfrente de la estación de tren para obtener tu Oslo Pass en el acto. Además puedes conseguirlo también en la mayoría de hoteles, muchos albergues e incluso solicitarlo por Internet en la página web de Visit Oslo.

Donde más notarás las bondades del Oslo Pass será sin duda en el transporte. El transporte en Oslo es carísimo. Un billete de autobús te costará 27 NOK (3.42€) si lo compras en un expendedor o kiosco, mientras que tendrás que pagar 40 NOK (5.06€) si se lo quieres comprar al conductor de autobús al subir en él. La Flexi Card de ocho viajes (un bonobús) a 200 NOK (25.31€) y el billete diario a 70 NOK (8.86€) no son tampoco la panacea, aunque esta última supone una mejoría importante.

Casa típica antigua noruega.

Con el Oslo Pass no pagas nada por el transporte dentro de la zona 4 (toda la ciudad, básicamente). Esto quiere decir que si tu Oslo Pass es de tres días, prácticamente el 50% de coste (430 NOK) será compensado por el transporte público, mientras que si lo es de un día (230 NOK) será el 30% del importe el compensado.

El resto será bastante fácil de amortizar gracias a los más de 30 museos que te ofrece el Oslo Pass con entrada gratuita. Piensa que el Norsk Folkemuseum y el Vikingskiphuset cuestan 100 NOK (12.65€) y 60 NOK (7.59€) repectivamente. Una visita a estos dos museos y un billete diario de autobús tendrían un precio total de 230 NOK, justo lo que cuesta el Oslo Pass de un día. Como ves, muy fácil de amortizar.

Además tienes un 20% de descuento en varios restaurantes de la ciudad y ofertas en otras actividades. ¡Incluso tendrás parking gratis si vas en coche!

En conclusión, el Oslo Pass es la mejor opción si vas a querer aprovechar la oferta cultural de la ciudad de Oslo. Más si cabe si piensas quedarte tres días en la capital de Noruega. Ya sabes, si quieres ir a Oslo y gastar lo mínimo posible sin dejar de disfrutar de la ciudad, la combinación Ryanair, Rygge-Ekspressen, Oslo Pass es la que más te recomiendo.

Tu viaje a Oslo comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie