viernes, 5 de noviembre de 2010

Viajar a Bolonia. La ciudad llamada la rossa italiana

Tras mi estancia de dos semanas en Southampton, Inglaterra, ciudad que ha sido protagonista ya de una guía de Vivir Europa, mi siguiente viaje me llevaría a Italia. Conozco a muchísimos italianos, pero no había viajado mas que una vez allí, en mayo de 2005, cuando pasé un genial fin de semana en Bérgamo y Milano con dos de mis mejores amigos.

Así que con ganas de desentumecer algo mi italiano, y de disfrutar de la Emilia-Romagna, me embarqué a Bolonia sin saber demasiado de ella, todo sea dicho. Apenas había leído que Bolonia mantenía en el centro de su ciudad aún unas 20 de las alrededor de 100 torres que tuvo la ciudad en los siglos XII y XIII.

Las dos torres más famosas de Bolonia.

Además este viaje a Bolonia sirvió para vivir mi primera experiencia como huésped en CouchSurfing. Una comunidad de la que os hablaré en un futuro artículo, y de la que vengo disfrutando aproximadamente medio año, hospedando a gente y conociendo nuevas culturas y encantadoras personas incluso sin salir de casa.

Al dar mi primer paseo por Bolonia vi una ciudad bonita, una ciudad en tonos naranjas, amarillos y sobretodo rojos. Parece que a los pintores y arquitectos de la ciudad se les ha vetado usar cualquier otro color a la hora de decorar las fachadas. Esto se da hasta el punto de que a Bolonia se le llama “la rossa” (la roja), aunque hay quien dice que es más por sus tendencias políticas que por sus fachadas.

La arquitectura de Bolonia no solo destaca por sus colores, sino también por el casi exagerado uso de pórticos. Jamás vi una ciudad con tantos pórticos como Bolonia. Incluso más allá de su centro histórico. De hecho, Bolonia tiene el pórtico más largo del mundo, que va de la Piazza di Porta Saragozza a la Basilica di San Luca, con 666 arcos (ni uno más ni uno menos) y más de tres kilómetros y medio de longitud.

Es una lástima que con una arquitectura tan bonita y tan presente, otra de las cosas que más destaca de Bolonia sea lo sucia que está la ciudad. Los colores de la misma tienen una capa de humo y polvo tremenda, incrustada de manera inevitable a ellos, y que te dan una sensación de suciedad como pocas veces he tenido. Las calles no están particularmente mal para una ciudad de un país del sur de Europa, pero los edificios parecen no haber sido nunca restaurados o al menos limpiados.

Bolonia es una ciudad universitaria, además una ciudad universitaria curiosa, pues los edificios de la misma están situados en el mismo centro de la ciudad. En Bolonia no ha sucedido como en otras ciudades (Valencia, por ejemplo) en las que se han trasladado las universidades al extrarradio una vez éstas han ido creciendo.

Una de las calles de la universidad de Bolonia.

Gracias seguramente a su vida universitaria, Bolonia destaca por la gran cantidad de librerías que hay por toda la ciudad. Además suelen ser todas librerías privadas, no hay franquicias, o al menos yo no las ví.

Como toda buena ciudad italiana, la cultura en Bolonia tiene gran presencia, y son muchos los museos gratuitos en los que poder pasar mañanas o tardes enteras, desde museos arqueológicos hasta museos de música, todos ellos sin estar demasiado frecuentados, lo cual los hace más atractivos si cabe.

Uno de los museos de Bolonia.

Y me dejé lo mejor para el final. Bolonia, según muchos, es la ciudad de Italia donde mejor se come. Imaginaos eso lo que puede significar, como si se comiese mal en el resto de Italia. Lo cierto es que tras probar sus tagliatelle al ragù, sus crescentine y sus tagliolini ai funghi porcini, además de la mortadella, el parmigiano reggiano y el aceto di Mòdena (aunque estos dos últimos sean de la provincia más que de la ciudad), ¡yo opino lo mismo!

Teniendo el aeropuerto de Bolonia a solo 8 kilómetros (10€ en autobús ida y vuelta) de la ciudad, y vuelos desde Zaragoza, Gerona, Valencia, Alicante, Granada, Madrid, Sevilla, Tenerife, Lanzarote e Ibiza con Ryanair, es casi pecado perderse esta curiosa ciudad del norte de Italia.

Tu viaje a Bolonia comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie