lunes, 11 de octubre de 2010

La muralla de Southampton y el Bargate

Este artículo pertenece a la guía de Southampton de Vivir Europa.

No es ningún misterio que en la Edad Media la gran mayoría de las ciudades (seguramente todas, ¿verdad?) estaban rodeadas por muros que protegían a sus habitantes de los ataques de los países/condados/poblados rivales. En especial durante las noches, en las que las puertas de la ciudad, único lugar de entrada/salida de dichas murallas, se cerraban a cal y canto.

Tampoco es un misterio que en aquellas ciudades en las que se conservan restos de estas estructuras, la nota de belleza que dan suele ser siempre notable, sea cual sea el estado de conservación de los mismos.

La muralla de Southampton cerca del museo de arqueología.

En Valencia, por ejemplo, apenas tenemos dos torres, las de Serranos y Quart , que nos recuerdan que en su época había gente que realmente se quedaba “a la luna de Valencia”, en sentido literal.

Hay otras ciudades, en cambio, que conservan la práctica totalidad, o buena parte, de sus antiguos muros. Southampton seguramente queda más cerca de este grupo que del de mi ciudad natal.

Fácilmente se conserva el 60% de la muralla en lo que es ahora el centro histórico de la ciudad, y edificios como el Museo de Arqueología de la ciudad forman parte de ésta. La parte oeste de la muralla, de hecho, se conserva casi al 100% y separa el centro histórico de la zona de Oceana (donde una de las mayores discotecas del país se sitúa) y del WestQuay, uno de los centros comerciales más grandes de Inglaterra.

La muralla de Southampton cerca de WestQuay.

Especial mención merece el Bargate. La que fue puerta principal de entrada a la ciudad ahora se considera el centro exacto de Southampton. Situado en una especie de plaza que separa la calle principal de la ciudad en dos, High Street al sur y Above Bar Street al norte, se conserva en un perfecto estado y hasta tiene una pequeña exposición en su primer piso.

La parte norte del edificio, que da a Above Bar, daba la bienvenida a los visitantes, mientras que en la parte sur, situado en el centro de la estructura, dejando dos ventanales a cada lado, podemos encontrar una estatua de George III vestido de romano.

León del Bargate de Southampton.

Un primer paseo por la ciudad de Southampton debería siempre bordear estos muros, disfrutar de las vistas en algunos puntos de éstos, y terminar bajo los dos leones que en la parte norte del edificio nos “invitan” a entrar en la ciudad, justo dirección a The Standing Order, ¡porque tanto andar seguro que nos da mucha sed!

Tu viaje a Southampton comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie