sábado, 23 de octubre de 2010

The Hobbit, prueba de que has estado en Southampton

Este artículo pertenece a la guía de Southampton de Vivir Europa.

Mi experiencia en The Hobbit fue curiosa. Al entrar, lo primero que pensé es que escribiría otro artículo de estilo similar al que publiqué hace poco sobre la Medieval Merchant’s House, pero poco a poco el lugar me fue cautivando hasta dejarme con ganas de escribir sobre él, pero sin despotricar.

La primera vez que leí sobre The Hobbit, lo que decían era algo similar a esto: “Si a alguien le dices alguna vez que has estado en Southampton, es bastante probable que ésa persona te responda con un: entonces has estado en The Hobbit, ¿no?

The Hobbit en Southampton.

El problema, claro está, es que con semejante premisa ya me pensé que lo que vería sería algo espectacular, que ir al Hobbit sería como ver el Santo Grial o, ya puestos, como tener el anillo único.

Nada más lejos de la realidad. Tras un trayecto a pie de prácticamente una hora, pocos segundos después de ver el cartel de entrada al pub y pensar que por fin todo el sufrimiento habría valido la pena me encontré sencillamente con un pub inglés. Ni más ni menos.

Con sus gentes inglesas, sus bebidas inglesas y sus precios ingleses, pero cartelitos del Señor de los Anillos aquí y allí. Nada que no conociese ya, nada que no tuviésemos a 10 minutos de casa.

Afortunadamente no había visto, ni sobretodo oído, nada aún. The Hobbit tiene varios pisos, pero estos siguen la dirección menos habitual, y es que todos van hacia abajo, hacia una especie de barranco al final del cual hay un magnífico espacio abierto lleno de mesas y con un puesto de comida rápida que a buen seguro se forra estando dentro del pub.

Las copas de The Hobbit.

Pero el día no estaba como para quedarse en la terraza, así que volvimos a la planta baja (el piso más alto) y nos encontramos con la segunda sorpresa. Los cócteles y chupitos tenían nombres de los protagonistas de la saga de Tolkien. ¡Y estaban buenísimos! De colores raros, como se puede ver en la imagen, y obviamente con mucho menos alcohol del que estamos acostumbrados a recibir en España por el mismo precio, pero un dos por uno y su curioso sabor fue suficiente para comenzar a alegrar mi estancia en el recién descubierto “antro".

Estaba aún por llegar la tercera sorpresa, y la que realmente hizo que el lugar terminase por encantarme. Lo curioso es que ésta había estado presente desde el primer momento, pero no le había prestado atención.

La música del The Hobbit es genial. Clásicos de los 80 y 90 desde Pet Shop Boys hasta Sepultura con una cosa en común, ¡me los sabía todos! Así que con una fórmula tan sencilla como buena compañía, buena bebida y buena música; disfruté de un genial rato y ahora ya puedo decir. “Sí, ¡claro que he estado en The Hobbit!”

Tu viaje a Southampton comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie