sábado, 9 de octubre de 2010

El mercado ambulante de Southampton

Este artículo pertenece a la guía de Southampton de Vivir Europa.

Seguimos en Vivir Europa explorando la maravillosa ciudad de Southampton, en la costa sur de Inglaterra, y lo hacemos con el mercado ambulante , el mercadillo de toda la vida pero en versión inglesa que se apodera del centro de la ciudad durante los fines de semana.

En Valencia, mi ciudad natal, los mercadillos siempre han gozado de gran popularidad y tuvieron cierta relevancia en mi infancia, pues uno de ellos, el de Torrefiel, se realizaba todos los jueves del año justo en frente de la casa en la que crecí.

El mercado ambulante de Southampton.

Así, aunque lo cierto es que no soy un cliente habitual de los mismo, no puedo negar que me encanta husmear por ellos en busca de cosas curiosas, más que de gangas. Y claro, la cantidad de cosas curiosas que te puedes encontrar en el primer mercadillo inglés que ves en tu vida, no es poca.

Para empezar te llama la atención a medida que te acercas lo ruidoso que es el mercado. Es España esto sería normal, todo el mundo grita por la calle. Pero oír a gente hablando a voces en Inglaterra, y en inglés, fue toda una novedad para mí.

Los mercaderes ingleses siguen con la tradición de vocear hasta quedarse afónicos la oferta del día , de convencer a las mujeres del pueblo o la ciudad de que necesitan el producto que ellos tienen a la venta, si no para ellas mismas, sí para el bienestar o el regocijo de sus familias.

¡Y a mí me convencen! Aunque sé de buena tinta que hay gente que los odia profundamente por vociferar en las mañanas resacosas de los sábados, la gracia con la que se venden merece, en mi opinión, ser premiada.

Otra cosa curiosa es que además de las típicas tiendas, algunos puestos son autocaravanas o furgonetas completamente condicionadas para el negocio. Con su vitrina mostrando el producto (incluso carnes) y el resto de la parafernalia que cualquier tienda tiene.

Una cosa es tener a gente vendiendo la ropa que tienen tirada por el suelo de su furgoneta, y otra cosa es ver un auténtico transformer, mitad furgón, mitad carnicería.

La cantidad de dulces, chucherías y, muy a mi pesar, donuts, es también digna de mencionar. ¡Nunca, nunca desayunes antes de ir al mercadillo de Southampton! Porque acabarás desayunando dos veces.

Y comiendo, porque ya para terminar, tienes toda una gran selección de puestos en los que no solo ten venden productos riquísimos (montones de tipos diversos de cheddar, productos sudafricanos, compotas y mermeladas, ...); sino que además hay una gran cantidad de puestos en los que comprar comida de gran variedad de países. Entre los que recuerdo, China, Tailandia, Turquía, Alemania, India, Brasil, y muchos que me dejo en el tintero.

Así que ya sabéis, el fin de semana en Southampton, sobretodo si la lluvia lo permite, es tiempo de pasear por la High Street y su continuación Above Bar Street y disfrutar, al aire libre, de más comida de la que podréis tomar por mucho tiempo que viváis Southampton.

Tu viaje a Southampton comienza en Vivir Europa

 

Acerca de

Realizado por Víctor M. Martínez Valero.

Contactar con el creador

¡Viaja por Europa!


Vivir Europa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie